Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU recibe con cautela el acuerdo de Astaná y cuestiona el papel de Irán

El Gobierno de Estados Unidos ha reaccionado con cautela al acuerdo alcanzado en Astaná (Kazajistán) para la creación de zonas seguras en Siria debido al "fracaso" de anteriores compromisos, al tiempo que ha cuestionado el papel de Irán como país "garante" de estas negociaciones.
Estados Unidos envió a la conferencia de Astaná a un secretario de Estado adjunto, Stuart Jones, aunque ha dejado claro que no es ni un "participante directo" en el diálogo ni "parte" del documento que establece la creación de cuatro zonas seguras en territorio sirio.
El Departamento de Estado norteamericano ha reiterado su apoyo a cualquier iniciativa que pueda reducir la violencia, garantizar el acceso humanitario, luchar contra el terrorismo y facilitar una resolución política del conflicto, pero ha reconocido sus "dudas" en relación al último acuerdo.
Una de las suspicacias gira en torno al papel de Irán, país "garante" del acuerdo. "Las actividades de Irán en Siria sólo han contribuido a la violencia, no la han detenido, y el incuestionable apoyo al régimen de (Bashar) al Assad ha perpetuado la miseria de los ciudadanos sirios", ha advertido el Departamento de Estado en su nota.
FRACASOS
Washington ha recordado en su nota "el fracaso de anteriores acuerdos", razón por la cual se ha mostrado "cauto". Por este motivo, ha instado al régimen sirio a "detener todos los ataques contra civiles y las fuerzas de la oposición, algo que nunca han hecho", y ha exhortado a Rusia a presionar al Gobierno de Al Assad.
"La oposición también debe cumplir los compromisos, con Turquía como garante, y separarse de los grupos terroristas", en al medida en que estas organizaciones "secuestran las aspiraciones legítimas" de la población, ha añadido el departamento que dirige Rex Tillerson.
El Gobierno norteamericano se ha ofrecido a seguir dialogando con Rusia para poner fin, de forma "responsable", a la guerra. Todo ello, ha apostillado, bajo el marco del diálogo de Ginebra, en el que es la ONU quien ejercer de promotora y mediadora.