Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU impone sanciones al presidente de la República Sprska, Milorad Dodik

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha impuesto este martes al presidente de la República Sprska --la entidad serbia de Bosnia y Herzegovina--, Milorad Dodik, por obstruir "activamente" los acuerdos de Dayton, firmados en 1995.
En su comunicado, el Tesoro estadounidense ha señalado que la decisión de imponer estas sanciones se sustenta en el papel que tuvo Dodik "al desafiar al Tribunal Constitucional de Bosnia y Herzegovina, en clara violación del estado de derecho".
El Departamento ha señalado que al obstruir activamente los acuerdos de Dayton, Dodik "supone una significativa amenaza a la soberanía y a la integridad territorial de Bosnia y Herzegovina".
Los acuerdos, firmados hace más de dos décadas en Dayton (Ohio), pusieron fin a la guerra y dieron paso a una era de división étnica entre bosnios, serbios y croatas, traducida en las dos entidades actuales, la Federación de Bosnia y Herzegovina y la República Serbobosnia, que perdura hasta hoy.
A pesar de dos décadas de paz y miles de millones de dólares en ayuda exterior, los partidos nacionalistas siguen en el poder y los expertos consideran que sus objetivos no han cambiado desde los tiempos de la guerra.
El pasado mes de septiembre, la República Srpska celebró un simbólico referéndum sobre la declaración del 9 de enero como el 'Día del Estado'.
El 9 de enero marca el día de 1992 en el que los serbobosnios declararon la independencia después de boicotear un referéndum en el que los bosniacos y los croatas votaron para la secesión de Yugoslavia, desatando un conflicto que se cobró 100.000 vidas.
Las celebraciones se enmarcaron en el pulso que Dodik mantiene con las autoridades bosnias y occidentales para ver hasta dónde están dispuestas a ceder. El Gobierno de la República Srpska les acusa de usurpar los poderes que se le concedieron en los acuerdo de paz.
Tanto Estados Unidos, el principal impulsor de los acuerdos de Dayton, como la Unión Europea han mostrado su rechazo al referéndum sobre el 'Día del Estado', una celebración rechazada por el Gobierno central bosnio y por el de la Federación, por entender que solo contribuye a aumentar las tensiones entre las comunidades que conviven en el país y discrimina a los bosniocroatas y los bosniacos (musulmanes) que viven en el territorio bajo control serbobosnio.