Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU dice que Jamé "está perdiendo oportunidades de respetar la voluntad del pueblo" de Gambia

El Gobierno de Estados Unidos ha afirmado este martes que el presidente de Gambia, Yahya Jamé, "está perdiendo oportunidades de respetar la voluntad del pueblo gambiano", después de declarar el estado de emergencia dos días antes del fin de su mandato.
El portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, ha resaltado que una entrega pacífica del poder durante la jornada del jueves, como estaba previsto, "permitiría proteger al pueblo gambiano de un potencial caos".
"No hacerlo podría en peligro su legado y a Gambia, y hemos sido claros sobre esto", ha dicho, agregando "no saber" a qué injerencia extranjera se refiere Jamé en sus denuncias.
"Obviamente queremos que Gambia tenga éxito cuando queremos ver al presidente electo tomar posesión y nombrar un Gobierno responsable ante las necesidades del pueblo gambiano", ha remachado.
El mandatario ha declarado el estado de emergencia para los próximos 90 días, apenas 48 horas antes de que deba abandonar el poder para entregárselo al líder opositor, Adama Barrow.
Jamé ha dado un discurso televisado en el que ha declarado el estado de emergencia para evitar un vacío de poder hasta que el Tribunal Supremo decida sobre la investidura presidencial de Barrow, aunque también ha esgrimido como causa "un nivel de injerencia extranjera sin precedentes".
El presidente gambiano perdió las elecciones del pasado 1 de diciembre pero se niega a reconocer la victoria de Barrow en las urnas, lo que ha desatado una crisis política que amenaza con agravarse de cara al 19 de enero, cuando está prevista la toma de posesión.
El actual mandatario, que lleva 22 años en el cargo, recurrió la investidura presidencial por considerar que Barrow no había sido elegido en un proceso electoral limpio, pero el único juez gambiano del Tribunal Supremo ha rehusado pronunciarse, lo que deja el caso en el aire a la espera de que se reúnan los demás magistrados, de otros países africanos.
En los últimos días cinco ministros de Jamé han dimitido, aumentando así la presión sobre el jefe de Estado para que dé paso a una transición pacífica. Se trata de los titulares de Finanzas, Exteriores, Comercio, Turismo y Medio Ambiente.
La Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), que ejerce de mediadora en la crisis política en Gambia, ha advertido de que, si Jamé no cede la vara de mando este jueves, como está previsto, tiene preparada una intervención armada.
Barrow, por su parte, permanece en Senegal a la espera de que llegue el día 19. Este lunes un hijo suyo de ocho años murió tras ser atacado por un perro en Gambia y no ha podido asistir al funeral por la situación política en el país africano.