Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuba, fuera de la lista de los países patrocinadores del terrorismo

Castro y Obama en la VII Cumbre de las AméricasReuters

El Departamento de Estado ha anunciado formalmente este viernes la salida de Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo, donde fue incluida en 1982 por su apoyo a las guerrillas latinoamericanas y a ETA. Esta era una de las condiciones que puso el Gobierno de Raúl Castro para el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Washington.

El Departamento de Estado ha tomado la decisión final de rescindir la designación de Cuba como país patrocinador del terrorismo, con efecto desde este 29 de mayo de 2015", ha anunciado la diplomacia norteamericana en un comunicado.
El proceso comenzó el mismo 17 de diciembre en el que Barack Obama y Raúl Castro anunciaron al mundo su intención de iniciar una nueva etapa en las relaciones bilaterales para reconstruirlas más de medio siglo después.

Entonces, "el presidente instruyó al secretario de Estado (John Kerry) a iniciar inmediatamente una revisión de la designación de Cuba como país patrocinador del terrorismo y entregarle un informe al respecto en seis meses".

Kerry cumplió su cometido y el 8 de abril --pocos días antes de la Cumbre de las Américas, la primera a la que asistía Cuba-- recomendó a Obama que sacara a la isla caribeña de esta 'lista negra' argumentando que "ya no apoya al terrorismo internacional".
Obama obró en consecuencia y, al término de dicha cita regional, el 14 de abril notificó al Congreso su intención de librar a Cuba de la calificación de país patrocinador del terrorismo, dando un plazo de 45 días a los legisladores para oponerse mediante un proyecto de ley.
"El plazo de 45 días ha expirado hoy" sin que el Congreso haya tomado ninguna iniciativa para frenar los planes de Obama, a pesar de que las dos cámaras están dominadas por los republicanos, tradicionalmente contrarios a cualquier acercamiento a La Habana.
"La rescisión de la designación de Cuba como país patrocinador del terrorismo refleja nuestra valoración de que cumple los criterios estatutarios para ello", ha aclarado el Departamento de Estado.
No obstante, también ha aprovechado para recalcar que "Estados Unidos tiene significativas preocupaciones y desacuerdos con Cuba en un amplio rango de políticas y acciones" que --ha subrayado-- "caen fuera de los criterios relevantes" para tomar esta decisión.
La salida de la lista de países patrocinadores del terrorismo era la principal exigencia del Gobierno cubano para iniciar el restablecimiento de las relaciones diplomáticas mediante la apertura de embajadas, algo que ahora se considera inminente.