Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU y China estudian cuál es el mejor momento para imponer nuevas sanciones contra Corea del Norte

Los Gobiernos de Estados Unidos y China están estudiando cuál es el mejor momento para buscar la imposición de nuevas sanciones desde el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas contra Corea del Norte, decisión que se tomará esta semana, según ha indicado la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley.
Haley ha señalado que el Gobierno chino está intentando "ser productivo" y tratando de "contrarrestar lo que está ocurriendo", y ha subrayado que si bien Washington seguirá presionando a Pekín, al mismo tiempo trabajará con las autoridades del gigante asiático.
"No está cambiando nada en las acciones de Corea del Norte, así que estamos reagrupándonos y diciendo: 'Bien, ¿qué vamos a hacer si esto vuelve a pasar?'", ha indicado la diplomática estadounidense, en referencia al último lanzamiento de un misil norcoreano, lanzando desde Wonsan sobre las 5.30 horas de la mañana del lunes.
"¿Cómo responderemos de manera que se puedan detener estas cosas o reducirlas?", ha preguntado, según recoge la agencia surcoreana Yonhap.
Corea del Norte ya ha llevado a cabo un total de nueve ensayos de lanzamientos de misiles sólo este año, violando así las numerosas resoluciones impuestas desde el Consejo de Seguridad de la ONU, que si bien no ha dejado de emitir comunicados condenando la actitud de Pyongyang, no ha conseguido detener la actividad del país asiático.
China, principal aliado del Gobierno de Kim Jong Un, ha mostrado siempre sus reticencias a la hora de sancionar a Corea del Norte, pidiendo diálogo para resolver el problema. Sin embargo, desde que el presidente Donald Trump asumió el cargo en la Casa Blanca, Pekín parece mostrar una mayor voluntad a incrementar su presión sobre Corea del Norte.
Corea del Norte justifica su escalada nuclear y militar por la necesidad de defenderse de lo que considera movimientos provocadores de Corea del Sur y Estados Unidos.
Las dos Coreas siguen técnicamente en guerra porque solamente firmaron un armisticio para cesar indefinidamente las hostilidades después de enfrentarse entre 1950 y 1953.