Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Duterte pide a China que patrulle las aguas de Filipinas para frenar el terrorismo

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha pedido este martes a China que patrulle las aguas del sur del archipiélago para frenar las acciones de piratería contra buques comerciales que llevan a cabo las milicias vinculadas al Estado Islámico.
"He preguntado a China si pueden patrullar aguas internacionales sin necesidad de entrar en las aguas territoriales de nuestro país. Nos gustaría que estuvieran presentes allí", ha dicho durante un acto militar en Malacanang, según informa la cadena filipina ABS-CBN.
"Tenemos que contener la lucha en Mindanao, no podemos permitir que se extienda", ha esgrimido, en alusión a los grupos armados de corte islamista que desafían la autoridad del Gobierno filipino en la zona sur de la nación asiática.
La piratería en el mar de Sulu ha aumentado en los últimos tiempos a causa de los insurgentes de Abu Sayyaf, que recurren a estas acciones como vía de financiación, lo que ha aumentado los costes de la navegación por estas aguas.
Duterte se ha mostrado seguro de que, si su Gobierno no actúa, el problema en las aguas que separan el este de Malasia y el sur de Filipinas alcanzará la misma escala que en Somalia, donde fue necesario desplegar una misión internacional.
Filipinas, Malasia e Indonesia firmaron un acuerdo para patrullar los mares de Sulu y Celebes y combatir a los insurgentes de Abu Sayyaf después de que la milicia islamista secuestrada dos remolcadores de Malasia e Indonesia y dos busques mercantes de Corea del Sur y Vietnam.
El ministro de Defensa de Filipinas, Delfin Lorenzana, abogó la semana pasada por extender esta cooperación a Brunei y Singapur. Estados Unidos también ha expresado su preocupación por este problema y ha aumentado sus ejercicios navales con Malasia y Filipinas.