Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Duros disturbios en Brasil durante la final de la Copa Confederaciones

Mientras Maracaná vivía una auténtica fiesta, con el público entregado al juego de su selección, en el exterior la situación era radicalmente distinta. La indignación se perpetúa en la población y los graves disturbios se han vuelto a repetir. En 3 semanas ha habido más de 22 manifestaciones diarias en el país.

Río de Janeiro ha vivido una noche más de durísimos enfrentamientos entre policía y manifestantes, mientras en el estadio de Maracaná se celebraba la final de la Copa Confederaciones de fútbol.
Lo que empezó siendo una protesta por la subida del precio del transporte, ha terminado con multitudinarias manifestaciones con distintas reivindicaciones sociales.
Protestas por los excesivos gastos en los eventos deportivos y reclamando más inversiones en educación y salud.
La policía se ha empelado a fondo y no ha dudado en lanzar gases lacrimógenos y disparar balas de goma, a las que los manifestantes han respondido con piedras y fuegos artificiales.