Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dostum rechaza haber maltratado y abusado sexualmente de un rival político

El vicepresidente primero de Afganistán, Abdul Rashid Dostum, ha rechazado este martes las acusaciones contra él por parte de un opositor, que ha denunciado que fue maltratado y víctima de abusos sexuales a manos del propio Dostum y sus guardaespaldas.
En un comunicado, la oficina de Dostum ha resaltado que Ahmad Ishchi, exgobernador de la provincia de Jauzján, fue detenido por las autoridades por su presunto apoyo a la insurgencia, según ha informado la agencia afgana de noticias Jaama Press.
Ishchi ha denunciado durante la jornada que sufrió abusos durante cinco días que permaneció bajo custodia de Dostum, agregando que fue agredido y amenazado de muerte.
En una entrevista concedida a la cadena de televisión local Tolo News, Ishchi ha indicado que Dostum "abusó verbalmente" de él desde hace un mes.
"Me dijo que me tiraría a los pies de los caballos para jugar al 'buzkashi' --deporte nacional afgano-- conmigo. Llamó a sus guardaespaldas para que me agredieran. Después, me tiró al suelo y me puso el pie en el cuello", ha dicho.
Asimismo, Ishchi ha asegurado que Dostum amenazó con violarle, si bien fueron finalmente varios de sus guardaespaldas lo que lo hicieron, al sodomizarle con parte del cañón de un fusil de asalto.
"Dostum es el vicepresidente. Si tiene algo contra mí, que me lo diga. Si no, no tiene ningún derecho a nada. Quiero justicia", ha remachado el exgobernador afgano.
Por su parte, la Presidencia ha asegurado que todas las acusaciones serán investigadas, lo que ha sido aplaudido por la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA).
Dostum se unió al Gobierno de unidad nacional de Afganistán en 2014 en un intento por parte del presidente, Ashraf Ghani, de atraer el apoyo de la etnia uzbeka en el país.