Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Herido de bala el gobernador de la República Popular de Lugansk

Fuerzas ucranianas patrullan los alrededores de SlavianskReuters

El gobernador de la autoproclamada República Popular de Lugansk, Valeri Bolotov, ha resultado herido de bala en un ataque. Las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, mientras tanto han iniciado conversaciones para su unificación a Rusia, según ha anunciado el portavoz de la República Popular de Donetsk en declaraciones a la agencia RIA Novosti.

Valeri Bolotov está herido sin que se tengan más detalles sobre su estado.
Bolotov, gobernador de Lugansk, tras conocerse el resultado del referendo favorable a anexarse a Rusia, subrayó que haber "escogido nuestro camino de independencia frente a las arbitrariedades y el sangriento dictado de la camarilla de Kiev, el fascismo y el nacionalismo, el camino de la libertad, el camino del estado de derecho".
Ambas regiones del este de Ucrania se pronunciaron a favor de su autodeterminación este domingo en sendos referendos y este lunes los responsables de los mismos abogaron por la anexión de estos territorios a la República Rusa.
"La iniciativa de unificar las repúblicas fue planteada. Se van a mantener conversaciones sobre ello de manera preliminar. Corresponderá a los líderes decidir", según ha explicado el portavoz.
De acuerdo con los separatistas prorrusos, que han promovido las consultas, tanto en Donetsk como en Lugansk el resultado fue de alrededor del 90 por ciento de los votantes a favor de la autodeterminación.
En el caso de Donetsk, sus nuevos líderes dijeron que pedirán a Moscú entrar en Rusia, mientras que en Lugansk no descartan la posibilidad de una nueva consulta sobre esta cuestión.
POSTURA DE RUSIA
El Gobierno ruso no se ha pronunciado aún sobre la posibilidad de que estas dos regiones, donde se concentra la población rusoparlamente de Ucrania, entren a formar parte de Rusia.
En un comunicado, el Kremlin dijo ayer que "Moscú respeta la expresión de voluntad de la población de Donetsk y Lugansk y espera que la aplicación de los resultados de los referendos se realice de una manera civilizada, sin ningún rebrote de violencia, mediante el diálogo entre representantes de Kiev, Donetsk y Lugansk".
"En el interés de forjar tal diálogo cualquier esfuerzo de mediación, incluido a través de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, es bienvenido", afirmó el departamento de prensa del presidente, Vladimir Putin.
"Rusia ha seguido de cerca los preparativos y la celebración de los referendos en las regiones ucranianas de Donetsk y Lugansk" y resalta "la alta participación pese a los intentos por perturbar el voto", incidió el Kremlin, que aprovechó para denunciar el uso de la fuerza, "incluido el uso de armamento pesado contra civiles, que provocó víctimas".