Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dinamarca, en máxima alerta y a la búsqueda del responsable del ataque al café cultural

Ataque terrorista en CopenhagueEfe/policía Dinamarca

Una persona ha fallecido y tres policías han resultado heridos -aunque están fuera de peligro- en Copenhague durante el asalto efectuado por un hombre armado contra un café cultural del barrio de Osterbro durante una conferencia sobre el Islam y la libertad de expresión a la que asistían el ilustrador sueco Lars Vilks y el embajador francés en Dinamarca, François Zimeray, que han escapado ilesos.

El fallecido parece tratarse de un hombre de 40 años que asistía al evento, titulado "Arte, blasfemia y libertad de expresión", según han informado los medios daneses. Los agentes se encuentran fuera de peligro y sus familiares han sido informados de su estado.
La primera ministra de Dinamarca, Helle Thorning-Schmidt, ha calificado el incidente de "acto terrorista" con intenciones políticas mientras la Policía danesa ha divulgado una imagen del sospechoso, al que describe como un hombre "de entre 25 y 30 años, de piel clara pero apariencia árabe" que efectuó hasta 40 disparos con una metralleta contra el café, situado en el barrio de Osterbro, antes de robar un vehículo para darse a la fuga, un Volskwagen de color oscuro que abandonó a tres kilómetros de distancia.
Europa ha reaccionado al incidente con solidaridad alimentada por el recuerdo de los 12 fallecidos del atentado de enero contra la revista satírica francesa 'Charlie Hebdo'. Vilks, de hecho, era un ilustrador perseguido por el terrorismo islamista por publicar una viñeta de Mahoma con forma de perro.
UN ATAQUE TERRORISTA
"Estamos seguros de que se trata de un ataque efectuado por motivos políticos y, por lo tanto, ha sido un ataque terrorista", ha declarado la primera ministra danesa cerca del lugar de los disparos. El país, según sus palabras, se encuentra en "máxima alerta". "Así no es como debería ser este país", ha declarado.
Las imágenes de la televisión danesa muestran numerosos agujeros de bala en el ventanal del café. La Policía ha acordonado la zona y hasta cinco ambulancias han respondido inicialmente al suceso, de acuerdo con el diario danés 'Berlingske'.
El cordón policial se ha extendido por todo el país. Ahora mismo existen abiertos cinco puntos de control que impiden la salida por carretera de Copenhague, en especial por el puente de Oresund, que conecta Dinamarca con Suecia, según ha informado el inspector de Policía Joergen Skov, quien ha declarado que "está claro que existen paralelismos con el ataque a 'Charlie Hebdo'".
REACCIONES
El presidente de Francia, François Hollande, ha sido la primera autoridad internacional en reaccionar al suceso y ha expresado a la primera ministra de Dinamarca, Helle Thorning-Schmidt, "la plena solidaridad de Francia".
De igual modo, el Elíseo ha informado de que el ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, se desplazará a Copenhague a la mayor brevedad posible para evaluar en persona las circunstancias de este suceso.
También se ha sumado a las condolencias el ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, y el primer ministro británico David Cameron. Ambos, como la máxima responsable de política exterior de la UE, Federica Mogherini, han mostrado su más absoluta solidaridad con las víctimas.
"Deploramos el crimen de hoy en Copenhague que ha costado la vida de al menos un ciudadano y una sola vida ya es demasiado. Nuestros pensamientos están con las víctimas y sus familias", asegura la nota de la Unión Europea. "Europa se une a Dinamarca en su defensa de la libertad de diálogo y de expresión. Europa no será intimidada", concluye el comunicado.