Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidos tres italianos por tráfico de armas con destino a Irán y Libia

Las autoridades italianas han detenido a tres personas por su supuesta implicación en una red que introducía helicópteros, fusiles de asalto y misiles en Irán y en Libia, según ha informado la agencia de noticias Adnkronos.
Los detenidos están acusados de tráfico de armas a nivel internacional y de manipulación de material de doble uso para su empleo militar. En concreto, los investigadores han descubierto que habían modificado helicópteros de evacuación médica para usos militares y que ofrecían también fusiles de asalto y misiles tierra-aire.
En Nápoles, la Policía ha arrestado a un matrimonio formado por Mario di Leva, de 69 años y recientemente convertido al islam con el Jaafar, y Annamaria Fonatana, de 62 años, además de Andrea Pardi, el gerente de la Sociedad Italiana de Helicópteros, la empresa que utilizaban para sus operaciones.
Las autoridades italianas también han dictado orden de arresto contra un ciudadano libio que se encuentra en paradero desconocido.
Los acusados son sospechosos de haber introducido en Libia y en Irán de 2011 a 2015 varios helicópteros, fusiles de asalto y misiles tierra-aire sin contar con la pertinente autorización del Gobierno italiano para exportaciones de material de defensa.
Los investigadores han desvelado que los acusados contactaron con Abdelhakim Belhaj, un miliciano libio comandante de un grupo contrario a Gadafi y que ha sido señalado como el jefe de Estado Islámico en Magreb.
En el ordenador de Di Leva, la Policía ha encontrado un documento en el que consta que tuvo un encuentro con un hombre llamado Hamed Margani, que sería un representante de Belshaj. La Policía ha decidido proceder a arrestar a los acusados tras tener constancia que existía un riesgo de fuga al exterior.
El ciudadano libio que no ha sido detenido ha sido identificado como Mohamud Ali Shaswish y se encontraría fuera del territorio italiano.