Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido un sospechoso del asesinato del viceministro de Régimen Interior boliviano, Rodoldo Illanes

Las autoridades han presentado este sábado al minero cooperativista Jhonny Carvajal Peláez, sospechoso del asesinato del viceministro de Régimen Interior, Rodoldo Illanes, fallecido a finales de agosto cuando intentaba mediar en un conflicto minero.
"Carvajal (Peláez), aparece en un vídeo de los medios de comunicación y en redes sociales, donde se observa al viceministro Illanes activando su celular, comunicándose probablemente con el Ministro de Gobierno", ha informado el ministro de Gobierno, Carlos Romero, en rueda de prensa recogida por la agencia de noticias ABI.
Carvajal Peláez tiene antecedentes penales y era conocido por el apodo 'El Cano'. Fue detenido a más de 1.000 kilómetros de donde Illanes fue torturado y asesinado con saña por un grupo de mineros. En concreto fue apresado en la casa de un familiar en la localidad de Postrervalle.
Illanes se desplazó hasta el departamento andino de Oruro en medio de violentas protestas mineras con cortes de carreteras y con la muerte de cuatro mineros por disparos de francotiradores.
El hombre, de unos 30 años, aparece muy cerca del malogrado viceministro en las imágenes exhibidas por el ministro Romero. "Durante el secuestro estuvo alrededor del viceministro Illanes, agrediendo y propinando una serie de golpes contundentes en su humanidad. Además emplea un palo", ha relatado Romero.
El sospechoso además "saqueó" el vehículo del entonces viceministro, de donde sustrajo un chaleco antibalas, un revólver y otros objetos más.
El Ministerio Público y la Policía buscan aún al menos a otras seis personas que participaron en el asesinato del viceministro, cuyo cadáver fue abandonado en un paraje andino tras horas de tortura y palizas.