Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidas otras cuatro personas en Sidón por su presunta relación con el atentado frustrado en Beirut

Las fuerzas de seguridad de Líbano han detenido este lunes a cuatro seguidores del clérigo radical Ahmed al Assir por su presunta relación con el intento de atentado frustrado el sábado en una cafetería de la capital, Beirut.
La agencia estatal libanesa de noticias, NNA, ha informado de que las detenciones han tenido lugar en la localidad de Sidón, ubicada en el sur del país, y sus alrededores.
El domingo fueron arrestados dos hermanos y otros dos familiares del terrorista, Omar al Assi, quien fue detenido antes de que lograra activar su chaleco explosivo en una cafetería del céntrico barrio beirutí de Hamra.
El Ejército ha indicado que el chaleco explosivo que portaba Al Assi contenía "ocho kilogramos de material extremadamente explosivo, así como bolas metálicas destinadas a incrementar el número de víctimas".
Al Assi habría resultado herido en 2013 en un enfrentamiento entre milicianos leales a Al Assir, acusado de formar células terroristas en la localidad de Sidón, y las Brigadas de Resistencia, afiliadas al partido-milicia chií Hezbolá.
Posteriormente, Al Assi se habría unido al grupo yihadista Estado Islámico, que le habría ordenado perpetrar un atentado en Beirut, tal y como ha recogido el diario local 'An Nahar'. Por el momento ningún grupo ha reclamado la autoría del atentado frustrado.
Al Assir era un personaje anónimo antes de que estallara la guerra civil en Siria, cuando cobró notoriedad por sus numerosas apariciones en la televisión libanesa para criticar al Gobierno sirio y a Hezbolá.
A medida que avanzaba la guerra siria, el clérigo endureció su discurso y, tras protagonizar varios choques con los milicianos de Hezbolá y con el Ejército libanés, llamó a sus seguidores a armarse para combatir a los "infieles".
La tensión fue en aumento hasta desembocar en unos combates en Sidón en los que murieron 18 soldados y 20 milicianos leales a Al Assir, quien se dio a la fuga, si bien fue detenido finalmente en agosto de 2015 en el aeropuerto de Beirut.
Medios locales habían informado previamente de que Al Assir había sido elegido por Estado Islámico como "emir" de Líbano, aunque esta información no pudo ser confirmada.