Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desciende el número de desplazados internos en Nigeria ante el regreso de miles de personas a sus hogares

La población nigeriana desplazada de forma interna por la violencia continúa regresando a sus hogares, especialmente en el estado de Borno, en el noreste del país, según ha registrado la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que ha identificado un total de unas 1.770.444 personas desplazadas en todo el país, 52.097 menos que en octubre.
Al menos un millón de personas han vuelto a sus hogares desde agosto de 2015, según la Matriz de Seguimiento de Desplazamientos (DTM) de la OIM, una herramienta utilizada por la organización para realizar un seguimiento sobre la situación de los desplazados.
Sin embargo, la mayoría vive en campos de desplazados y comunidades de acogida, especialmente en el estado de Borno, una de las regiones más afectadas por la violencia del grupo terrorista Boko Haram.
"Perdí 18 vacas y dos vehículos por culpa de Boko Haram. Robaron y quemaron todas nuestras cosas", ha indicado Gogoji Lawan, de 24 años, que ha señalado que por eso ella y sus dos hijos, que se trasladaron hace seis meses a un campo de desplazados, abandonaron su vivienda en el noreste del país hace más de dos años y medio.
Según la OIM, que ha ofrecido refugio y equipamiento a numerosas familias, el estado de Borno, así como Adamawa y Yobe, sigue registrando el mayor número de desplazados internos, de los cuales más de la mitad son niños.
John Kulkwa, que vive en el mismo campo que Gogoji, tampoco puede regresar a casa debido al alto nivel de inseguridad. "La aparición de la OIM me da esperanza. Yo era fotógrafo y adoraba conocer a gente a través de mi trabajo, pero ahora no tengo cámara ni dinero", ha aseverado Kulkwa, que abandonó su localidad en marzo.
"La demanda de alimentos está aumentando entre los desplazados. Se trata de la principal necesidad para ellos, lo que significa que aún es imprescindible que se realicen intervenciones humanitarias en la región", ha indicado el miembro de la OIM Henry Kwenin.