Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fracasa la cumbre de la UE por los desacuerdos sobre los presupuestos

Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete han fracasado este viernes en su primer intento de lograr un acuerdo sobre el presupuesto de la UE para el periodo 2014-2020. La cumbre que reunió a los líderes europeos negociaron durante casi 24 horas de los últimos dos días sin conseguir unificar criterios entre los países contribuyentes y los que son beneficiarios de ayudas. Mariano Rajoy, por su parte, aseguró estar "razonablemente satisfecho" con el resultado del encuentro, porque España sale con "mejores condiciones". Las negociaciones vivirán un nuevo episodio de confrontación a principios del próximo año cuando el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, propondrá más recortes en el presupuesto de la UE. Una de las principales defensora de meter la tijera en las cuentas públicas comunitarias, la canciller alemana, Angela Merkel, se ha mostrado confiada en que, "es posible que a principios del año que viene podamos llegar a un acuerdo".

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha decidido suspender la reunión poco después de las 16:30 de la tarde al constatar que era imposible lograr un compromiso.
En total, los líderes europeos han negociado alrededor de 15 horas el jueves y otras 6 horas el viernes, principalmente en bilaterales y reuniones a varias bandas y poco tiempo en plenario.
Las grandes diferencias entre los países contribuyentes netos, liderados por Reino Unido, que exigen fuertes recortes, y los beneficiaros de las ayudas, como España, que quieren mantener la inversión, han bloqueado las negociaciones.
Van Rompuy convocará una nueva cumbre extraordinaria probablemente a principios de febrero.
La última propuesta de compromiso del presidente del Consejo Europeo incluía mejoras para España, Italia y Francia en ayudas regionales y agrícolas a costa de recortar los fondos para I+D e infraestructuras.
En concreto, Van Rompuy ofrecía un cheque de 2.750 millones de euros para las comunidades autónomas españolas.
Sin embargo, los tres países consideraron los cambios insuficientes. De hecho, el presidente francés, François Hollande, reclamó 6.000 millones de euros extra para la política agrícola común, y fue respaldado en su demanda por España e Irlanda.
Al mismo tiempo, el plan del presidente del Consejo Europeo enfadó a Reino Unido, Alemania y al resto de contribuyentes netos, ya que mantenía en 80.000 millones de euros el recorte respecto a la propuesta original de la Comisión.
Estos países querían una disminución extra de entre 10.000 y 20.000 millones de euros.
Además, Londres y Berlín se aliaron para exigir fuertes descensos en el gasto administrativo para eurofuncionarios e instituciones comunitarias, que se mantenía intacto en el plan Van Rompuy.
Rajoy, "razonablemente satisfecho"
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha señalado que está "razonablemente satisfecho" con el resultado de la Cumbre de la Unión Europea (UE) para negociar el presupuesto comunitario para el periodo 2014-2020, ya que España sale "con unas condiciones mejores que con las que entró".
En la rueda de prensa posterior a la cumbre, Rajoy defendió que se ha avanzado "considerablemente" en este encuentro y recalcó que era "lo previsible y lo habitual" que no se cerrara con un acuerdo. "Estoy convencido de que pronto habrá un resultado satisfactorio", agregó.
 Asimismo, subrayó que se va "razonablemente satisfecho" no solo por ver mejorada la posición de España, sino también por el "espíritu constructivo" observado en sus socios europeos, que han mostrado "voluntad política para seguir trabajando".
Rompuy anuncia más recortes
El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha sugerido este viernes que propondrá más recortes en el presupuesto de la UE para el periodo 2014-2020 -superiores a los 80.000 millones de euros ya planteados- en la próxima cumbre de líderes europeos que convocará a principios de 2013 para intentar lograr un acuerdo.
Los ajustes adicionales tienen como objetivo contentar a los contribuyentes netos a las arcas comunitarias, liderados por Reino Unido y Alemania, pero perjudicarán a los beneficiarios de las ayudas, como España.
Van Rompuy ha restado importancia al fracaso de las negociaciones del presupuesto en el Consejo Europeo. "No hay necesidad de dramatizar, estas negociaciones presupuestarias son tan complejas que normalmente hacen falta dos intentos. Es lo que pasó la última vez, en 2005", ha dicho en rueda de prensa.
"Hay todavía divergencias de puntos de vista pero existe un grado suficiente de convergencia para lograr un acuerdo a principios del año que viene", ha defendido el presidente del Consejo Europeo.
Para conseguir este compromiso, ha dicho Van Rompuy, "mi sensación es que podemos ir más allá (con los recortes)". "Pero ello exige más trabajo preparatorio y tiene que ser equilibrado, bien preparado y no improvisado porque afecta a trabajos, también al personal (de las instituciones europeas), a cuestiones sensibles", ha proseguido.
"Pero no excluyo en absoluto que vayamos más allá", ha apuntado.
En todo caso, el presidente del Consejo Europeo ha destacado que su propuesta de compromiso ya es "muy restrictiva" con recortes "importantes" de 80.000 millones de euros respecto al plan original de Bruselas y de 20.000 millones (el 2%) respecto al marco presupuestario vigente (2007-2013).
Barroso, avisa de la falta de acuerdo
Por su parte, el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, ha admitido que las negociaciones han sido "extraordinariamente complejas y difíciles" porque "afectan a los intereses vitales de la Unión y de los Estados miembros".
"No estamos todavía en el punto de alcanzar un consenso y necesitamos otra vuelta antes de concluir", ha señalado Barroso.
A su juicio, la actual es la negociación presupuestaria "más difícil" a la que se ha enfrentado la UE porque "por primera vez discutimos sobre recortes reales y no incrementos en el presupuesto", aunque hay más Estados miembros, en referencia a la próxima adhesión de Croacia, y Bruselas ha asumido más competencias.
A diferencia de Van Rompuy, Barroso sí ha avisado de las graves consecuencias de una falta de acuerdo a principios de 2013. "El coste de no tener un presupuesto sería enorme, no sólo para el funcionamiento de la Unión, sino para la economía en Europa, la previsibilidad de las inversiones", ha apuntado.
"Habría costes políticos, económicos, institucionales y sociales muy grandes si no encontramos en los plazos previstos un acuerdo", ha insistido.
Merkel confía en un acuerdo a principios de 2013

La canciller alemana, Angela Merkel, ha asegurado que "hay potencial para un acuerdo" sobre el próximo presupuesto europeo para el periodo 2014-2020 "a principios del año que viene", y ha restado importancia a la falta de acuerdo en esta cumbre porque "no es algo que tiene que hacerse ahora a cualquier coste" dado que lo que importa es cerrar "un acuerdo sólo" entre los Veintisiete.

"Hay que ser cuidadosos al respecto y no permitir que la velocidad prime. La idea es encontrar un acuerdo sólido", ha precisado la canciller en la rueda de prensa posterior a la cumbre.

"Hay potencial para un acuerdo. Creemos que es posible que a principios del año que viene podamos llegar a un acuerdo", ha recalcado. "Hay suficiente potencial para un acuerdo y creo que es una base bastante buena para avanzar el trabajo", ha insistido.

Merkel no ha querido confirmar si Berlín se encontraba más próxima de la postura del primer ministro británico, David Cameron, que exige recortes más allá de los 80.000 millones de euros propuestos por el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, sobre todo en gasto administrativo de la UE, o si finalmente ha apoyado a los países que solicitaban más presupuesto para políticas como la agrícola como Francia y España.

La canciller ha asegurado que siente "empatía" por la posición de "todos", ha recordado que cada país ha defendido sus intereses y ha insistido en que todos los líderes están de acuerdo en que tienen que "dejar de hacer la diferencia" entre los contribuyentes netos y recipientes de ayudas. "Seremos muy sensibles y razonables", ha recalcado.

"No queremos negociar en público", ha insistido, para justificar su rechazo a detallar el recorte que exige su Gobierno. Merkel ha dicho que ve margen para recortes en "bastantes partidas" y ha dejado claro que se guiará "sobre todo" por el principio de que haya "acuerdo a 27". "Estamos muy comprometidos con este objetivo, pero no es alto que tiene que hacerse ahora a cualquier coste", ha insistido.