Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU oficializa la salida de Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo

Castro y Obama en la VII Cumbre de las AméricasReuters

El Departamento de Estado de Estados Unidos ha hecho pública este viernes la lista anual de países patrocinadores del terrorismo, en la que Cuba figura por última vez gracias a una "decisión final" sobre su salida con la que Washington ha querido reconocer sus "progresos significativos" durante los últimos años.

El Gobierno norteamericano incluye a Irán, Siria, Sudán y Cuba en una lista sin sorpresas que corresponde al año 2014 y que, para sus miembros, supone una serie de sanciones que limitan sus relaciones financieras y políticas.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, remitió el pasado 14 de abril al Congreso los documentos necesarios para sacar a Cuba de esta lista y, pasados 45 días en los que los legisladores podían realizar objeciones, el Departamento de Estado tomó una "decisión final" en vigor desde el 29 de mayo.
En su informe, Washington recuerda que Cuba "no ha proporcionado ningún apoyo al terrorismo internacional durante los últimos seis meses", y ha ofrecido "garantías" de que no lo hará "en el futuro". Asimismo, recuerda que el régimen de Raúl Castro ha adoptado "varias medidas" para "distanciarse" de grupos terroristas y ha realizado un "progreso significativo" para respetar los estándares internacionales, por ejemplo en materia de control de financiación.
El Departamento de Estado norteamericano también advierte, sin embargo, de que Cuba sigue apoyando y acogiendo a miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y a "aproximadamente dos docenas" de etarras, así como a varios "fugitivos" buscados por la Justicia estadounidense y acusados de "graves" delitos.
La salida de Cuba de esta lista fue uno de los requisitos planteados desde La Habana para la reanudación de las relaciones bilaterales. Estados Unidos incluía a la isla en este informe desde el año 1982 y finalmente lo dejará fuera en el documento que hará público dentro de un año, en el que ya se analizará el año 2015.
Cuba era el segundo país que llevaba más tiempo en esta lista negra
Cuba es el segundo país con mayor antigüedad en esta 'lista negra', sólo por detrás de Siria, señalada desde 1979. Estados Unidos reitera en el informe divulgado este viernes que el régimen de Bashar al Assad continúa proporcionando apoyo a "grupos terroristas" que perjudican la estabilidad en la región y en otras zonas del mundo.
En concreto, Washington reprocha los lazos entre Damasco y el grupo libanés Hezbolá y con Irán, que también aparece en la lista, al tiempo que le afea una "actitud permisiva" en relación al tránsito de extremistas hacia Irak, "semillero" de organizaciones como Estado Islámico.
"Como parte de la estrategia durante el año, el régimen ha intentado presentar a Siria como víctima del terrorismo, describiendo a todos sus opositores armados como terroristas", recoge el informe, aludiendo así al vocabulario con el que el régimen recrimina a cualquier tipo de grupo rebelde.
Preocupa también a Estados Unidos el poco control que Siria hace de la actividad financiera, en un país donde seis de cada diez negocios se pagan en efectivo y donde un 80 por ciento de sus ciudadanos no utilizan el sistema bancario. Para Washington, existen incluso "dudas significativas" respecto a la posible complicidad de miembros del Gobierno y de la élite empresarial con "esquemas de financiación terrorista".
El comunicado concluye el apartado de Siria con una crítica a las escasas garantías dadas por el régimen en materia de control de armas químicas, a pesar de los "progresos" que llegaron a darse bajo la supervisión de la ONU. "Siria sigue usando químicos tóxicos, entre ellos cloro, como arma contra sus ciudadanos", añade.
EL CASO DE IRÁN
El caso iraní es, a ojos de Estados Unidos, el paradigma de la falta de compromiso y de la colaboración con organizaciones consideradas terroristas. Así, el Departamento de Estado norteamericano menciona en su informe el papel del régimen de los ayatolás en la guerra de Siria, sus nexos con Hezbolá, el envío de armas a milicias palestinas o su responsabilidad en la inestabilidad de Irak.
Irán, además, continúa siendo motivo de "preocupación" en materia de proliferación nuclear, a pesar de que las potencias internacionales tratan de cerrar un acuerdo definitivo que permita aclarar cuál es el verdadero trasfondo de la industria atómica iraní y descartar una posible vertiente armamentística.
La 'lista negra' elaborada por Estados Unidos la completa Sudán, país que, a pesar de ser un "socio colaborador" en la lucha contra el terrorismo, seguiría albergando grupos "inspirados" en Al Qaeda y a miembros de Hamás, entre otros.