Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernández de Kirchner, "conmocionada" por la muerte de Nisman

Putin de visita oficial en ArgentinaEFE

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, está "conmocionada" por la muerte del fiscal Alberto Nisman, que investigaba el atentado perpetrado el 18 de julio de 1994 contra la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en Buenos Aires, y que la acusó de encubrir a los sospechosos iraníes.

"Le he dado la novedad a la presidenta ni bien he tenido la confirmación del hecho", ha revelado el secretario de Seguridad, Sergio Berni, en declaraciones a la cadena argentina TN, interrogado sobre del llamativo silencio de la Casa Rosada ante este suceso.
Berni ha asegurado que la reacción de Fernández de Kirchner "ha sido la misma que tuvimos todos, de una sorpresa muy fuerte y después de conmoción debido al impacto que tiene este hecho", según ha informado el diario argentino 'Clarín'.
El cadáver de Nisman ha sido encontrado de madrugada en el baño de su casa de Buenos Aires con un disparo realizado justo encima de su oreja derecha con una pistola del calibre 22 hallada junto al cuerpo del fiscal, de acuerdo con la autopsia preliminar.
"El decano de la morgue judicial le comunicó a la representante del Ministerio Público Viviana Fein (encargada del caso) que en la muerte de Nisman no hubo intervención de terceras personas", ha dicho la Fiscalía en un comunicado.
Así, Fein se ha aventurado a indicar que "se podría hablar de un suicidio", ya que "el cuerpo no fue golpeado ni sometido a maltrato", a pesar de lo cual "se va a investigar si hubo algún tipo de inducción o instigación al suicidio través de amenazas".
Investigación exhaustiva
"Me apena mucho el fallecimiento de una persona, más de una persona a la que conocía. La verdad, lo lamento mucho", ha dicho el ministro de Exteriores de Argentina, Héctor Timerman, en declaraciones a la prensa realizadas tras asistir a la reunión de este lunes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.
Timerman ha confiado en que "la Justicia prontamente pueda determinar la forma en que murió, que pueda avanzar en este tema, que se esclarezca", recordando que "Argentina tiene crédito en materia de Derechos Humanos como para que se sepa que va a resolver este tema".
La oposición, por su parte, ha pedido una investigación exhaustiva. "Esta muerte debe ser investigada con la misma profundidad que el propio atentado a la AMIA, pero esta vez tenemos que llegar a la verdad", ha instado el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, pidiendo la intervención de la Corte Suprema.
"Si esta muerte termina en más impunidad sería un desastre para el futuro institucional de nuestro país", ha dicho, por su parte, el jefe del Gobierno de Buenos Aires, Mauricio Macri, en una rueda de prensa recogida por el periódico 'Clarín'.
Denuncia contra el 'Kirchnerismo'
La muerte de Nisman ha causado una gran conmoción porque se produce una semana después de que el fiscal acusara a Fernández de Kirchner y a Timerman, entre otros cargos públicos, de encubrir a los iraníes sospechosos de llevar a cabo el atentado de la AMIA.
"La señora presidenta ordenó desviar la investigación, abandonó años de un legítimo reclamo de Justicia y buscó librar de toda sospecha a los imputados iraníes, contradiciendo su probada vinculación con el atentado. Decidió fabricar 'la inocencia de Irán'", dijo en un escrito de 300 páginas.
Así, el representante del Ministerio Público solicitó, además de una declaración indagatoria, un embargo preventivo de los bienes de Fernández de Kirchner y los demás acusados por 200 millones de pesos (19,7 millones de euros).
Atentado contra la AMIA
El atentado contra la AMIA, que dejó 85 muertos y 300 heridos es el mayor ataque terrorista perpetrado en suelo argentino, a pesar de lo cual sigue sin resolver, principalmente, porque los sospechosos, cinco iraníes entre los que se encuentran el ex presidente Akbar Hashemi Rafsanjani y el ex ministro de Defensa Ahmad Vahidi, nunca han sido interrogados.
En 2013, los gobiernos de Fernández de Kirchner y Mahmud Ahmadineyad firmaron un Memorando de Entendimiento (MOE) con el objetivo de "destrabar una causa que estaba absolutamente inmovilizada".
El MOE permitía por primera vez a las autoridades argentinas interrogar a los acusados en el país suramericano del atentado contra la AMIA, algo a lo que la República Islámica se había negado insistentemente.