Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernández de Kirchner advierte de que no dejará "que nadie le marque la cancha"

Cristina Fernández de KirchnerEFE

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha advertido de que "no permite que nadie le marque la cancha", al tiempo que ha aclarado que seguirá trabajando "hasta el último día" que siga en el cargo.

Fernández de Kirchner ha pronunciado un largo discurso durante la inauguración de una central nuclear en la localidad de Zárate, en el que no ha hecho ninguna referencia directa a la muerte del fiscal del caso AMIA, Alberto Nisman, ni a "la marcha del silencio" que se espera que este miércoles inunde el centro de Buenos Aires.
"Este gobierno no permite que nadie le marque la cancha", ha dicho, recordando que "antes en Argentina gobernaban otros, que no eran los votados, pero ahora no", según han informado los medios de comunicación locales.
Además, ha aclarado que "hasta el último día" que sea presidenta seguirá trabajando, destacando su "deuda" con los argentinos por haberla votado varias veces, algo que no podrá repetirse en las elecciones de este año.
En alusión al horizonte electoral, ha subrayado la importancia de "garantizar que quien conduzca (el Gobierno) tenga las mismas ideas". "Esa es la mejor herencia que debemos dejar", ha considerado la líder izquierdista.
"Estamos abiertos a todo el mundo, pero sin imposiciones de nadie, porque somos un país --como digo yo-- de ovarios, por lo menos hasta el 10 de diciembre, después va a haber que elegir", ha apuntado Fernández de Kirchner.
Así, la jefa de Estado ha instado a los argentinos a "abrir bien los ojos" porque "no estamos aislados, vivimos en un mundo de intereses que quieren que unos estemos subordinados y los otros mandarnos".
Comparaciones con otros países
Fernández de Kirchner también ha aprovechado este acto oficial para destacar que "en Argentina impera la ley y que ningún argentino puede ser encarcelado, si no es por la orden de un juez o condenado con sentencia firme".
"Estoy con mucho orgullo, porque puedo ir a cualquier país del mundo, incluso a esos países que tienen cárceles clandestinas, a esos países que lanzan misiles contra poblaciones civiles", ha dicho satisfecha.
En concreto, ha destacado que Argentina "es líder en materia de no proliferación nuclear". "Somos hombres y mujeres de paz, no le ponemos bombas nucleares a nadie, ni amenazamos con misiles nucleares a nadie", ha valorado.
"Marcha del silencio"
La presidenta argentina ha hecho estas declaraciones horas antes de que comience la bautizada como "marcha por el silencio", con la que jueces y fiscales pretenden conmemorar el primer mes de la muerte de Nisman y exigir respeto a la independencia del Poder Judicial.
El Gobierno ha criticado abiertamente esta convocatoria, advirtiendo de que se trata de "un acto opositor" cuyo único objetivo es causar "impacto político" y "estrépito" social. Algunos diputados oficialistas incluso han amenazado con recusar a los jueces y fiscales que asistan.
La muerte de Nisman, ocurrida el 18 de enero, ha conmocionado la sociedad argentina porque tuvo lugar, en extrañas circunstancias, cuatro días después de que el fiscal denunciar a Fernández de Kirchner por encubrir a los sospechosos iraníes del atentado contra la AMIA, cargo por el que finalmente ha sido imputada.