Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cristina Fernández cuestiona la manifestación a favor de Alberto Nisman

Cristina Fernández de KirchnerEFE

La presidenta argentina, Cristina Fernández, ha criticado la manifestación del pasado miércoles en homenaje al fallecido fiscal Alberto Nisman, que calificó como un gesto de oposición del Poder Judicial contra su Gobierno.

"El 18F fue decididamente una marcha opositora, convocada por fiscales y apoyada por jueces y todo el arco político opositor. En síntesis: una marcha de varios integrantes de un Poder del Estado, el Judicial, contra otro Poder de la Constitución: el Ejecutivo", ha escrito la presidenta argentina.
La muerte de Nisman, ocurrida el 18 de enero, ha conmocionado la sociedad argentina porque tuvo lugar, en extrañas circunstancias, cuatro días después de que el fiscal denunciar a Fernández de Kirchner por encubrir a los sospechosos iraníes del atentado contra la AMIA, cargo por el que finalmente ha sido imputada.
La manifestación, convocada por un grupo de fiscales en honor a Nisman, "no fue para nada un acto de homenaje a una persona trágicamente fallecida, con la obvia excepción de sus familiares directos, sino el bautismo de fuego del Partido Judicial", sostuvo la jefa de Estado argentina.
"Resulta curioso que cuando hablo de lo que algunos no quieren, un fiscal me exige que me calle, y cuando no hablo de lo que ellos quieren, me reclaman que hable", apuntó la presidenta, que aprovechó para calificar de "absurda y políticamente armada" la cifra de asistentes a la marcha difundida por los medios de comunicación argentinos, que estimaron la presencia de unas 400.000 personas.
¿Porqué entonces ese evidente empecinamiento en agregarle ceros a una marcha? Porque en definitiva, allí está el objetivo oculto e implícito de la marcha: El 18F no es el homenaje a un Fiscal, ni siquiera un reclamo insólito de justicia, sino el bautismo de fuego del Partido Judicial", recalcó Kirchner.
"Y ese Partido Judicial debe aparecer con "respaldo masivo" (no popular, concepto impensable para los que concurrieron al evento) que avale y de aires de legalidad a cualquier mamarracho judicial, independientemente de lo que digan las leyes, los códigos de fondo y de forma y hasta la mismísima constitución", ha asegurado la presidenta argentina.
Kirchner terminó su post en su web oficial la labor de su Gobierno, "el que más recursos dio, económicos y humanos a quienes investigan el atentado terrorista de la AMIA ocurrido hace 21 años, sin que haya un solo detenido, ni un solo condenado y, aunque no lo creas, el Gobierno que mayor presupuesto le ha dado al Poder Judicial".