Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una niña transexual de seis años gana una demanda civil contra su escuela

Una niña transexual de seis años gana una demanda civil contra su escuelaTransgender Legal Defense & Education Found

Coy Mathis, pequeña estadounidense de 6 años, nació siendo un niño, y pese a que desde los cuatro años se ha sentido como una chica, y el pasaporte, como su documento de identidad, la reconocen como tal, se ha visto inmersa en una cruel discriminación en su escuela, que le prohibía usar el baño femenino.

La pequeña Coy Mathis, de 6 años, nació con sexo masculino, motivo por el cual en su escuela en el estado de Colorado (EE.UU.) le prohibieron usar los baños femeninos para realizar sus necesidades.
Desde que tenía 4 años de edad, Coy Mathis ha sido identificada como mujer, tal y como se refleja en su pasaporte y su documento de identidad, pero sin embargo, pese a lo que dicen los archivos oficiales y pese a que la pequeña también se reconoce como tal, el colegio Eagleside Elementary School de Fountain (Colorado, EE.UU.) decidió discriminarla.
A la misma edad, ya fue diagnosticada por un profesional de un trastorno de identidad sexual: “Quería saber si íbamos a llevarla al doctor para que pudiera darle un cuerpo plenamente femenino”, contaban sus padres, tal como recoge el diario británico DailyMail.
Ahora, gracias a la colaboración de la fundación  ‘The Transgender Legal Defense & Education Fund‘, y al férreo empeño de unos padres que reclamaban justicia, tras interponer una denuncia informando de la violación de los derechos de la pequeña , la Justicia del Estado de Colorado les ha dado la razón.
Por fin Coy podrá volver a la escuela después de haberse visto obligada a abandonarla hasta conocer la resolución de su denuncia. Mientras tanto, estuvo alejada de sus compañeros recibiendo enseñanza particular en casa. Hoy, la justicia la ampara para podrá regresar junto a sus compañeros y volver a reintegrarse como una niña normal. La familia, considera la decisión como una “victoria por la justicia” y un motivo para que casos similares no se vuelvan a repetir. Así lo manifestó también el director ejecutivo de la fundación que les ha ayudado, Michael Silverman, que espera que el caso suponga un vuelco en la defensa por los derechos de los niños transexuales en Estados Unidos.