Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corea del Norte no registra actividad nuclear durante la toma de posesión de Trump

Corea del Norte no ha mostrado señales de llevar a cabo provocaciones militares, pese a la preocupación de que Pyongyang pudiera realizar una maniobra coincidiendo con la toma de posesión del presidente estadounidense, Donald Trump, ha informado el Ejército surcoreano este sábado.
"No se han registrado desarrollos extraños en el Ejército norcorean", ha señalado un oficial de Junta de Jefes de Estado Mayor (JCS). "Tampoco hay señales de que vaya a haber lanzamiento de misiles balísticos inminentemente", ha apuntado en unas declaraciones que recoge la agencia Yonhap.
La preocupación por posibles acciones nucleares o balísticas de Pyongyang era creciente en las últimas horas, en un intento de acaparar la atención en los momentos previos o posteriores a la toma de posesión del nuevo presidente estadounidense, Donald Trump.
A finales de diciembre, fuentes militares surcoreanas informaron de que Corea del Norte podría haber construido dos nuevos misiles, supuestamente de alcance intercontinental, y haberlos ubicado en plataformas móviles de lanzamiento para realizar una prueba en el "futuro próximo", señaló la propia agencia de noticias Yonhap.
Los dos misiles tendrían unos 15 metros de largo, algo más cortos que los que actualmente posee Pyongyang. Según estas fuentes, Pyongyang habría filtrado intencionadamente esta información para enviar un "mensaje estratégico" a Donald Trump de cara a su investidura.
La filtración ha tenido lugar, además, un día después de que Pyongyang reiterara su reciente amenaza de lanzar un misil balístico intercontinental que podría alcanzar suelo estadounidense.
COREA DEL SUR SE PREPARA
Mientras, el presidente en funciones de Corea del Sur, Hwang Kyo Ahn, ha instado a incrementar su preparación de seguridad ante posibles nuevas provocaciones por parte de su vecino del norte.
Además de las amenazas recientes de Pyongyang hacia Washington, Seúl ha advertido acerca de posibles ciberataques contra Corea del Sur por parte de "extremistas violentos, radicales y espías norcoreanos".
"Son altas las posibilidades de que Corea del Norte lleve a cabo provocaciones militares para interrumpir las sanciones impuestas en su contra y sondear la preparación de nuestro Gobierno", ha señalado Hwang.