Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corea del Norte denuncia la "histeria bélica" de Estados Unidos en la península de Corea

El Gobierno de Corea del Norte ha denunciado este jueves la "histeria bélica" de Estados Unidos, tras los últimos sobrevuelos de bombarderos estratégicos estadounidenses en la península de Corea.
El portavoz del Ministerio de Exteriores de Corea del Norte ha recalcado que "esta imprudente acción militar muestra una vez más la naturaleza de Estados Unidos como principal culpable que destruye la paz y estabilidad regional y provoca una carrera armamentística".
Así, ha sostenido que "Estados Unidos sigue empeorando una situación tensa en la península de Corea y eleva el nivel de amenaza nuclear y chantaje cada día", según ha informado la agencia estatal norcoreana de noticias, KCNA.
"Esta realidad muestra la justicia de las medidas de Corea del Norte para fortalecer su disuasión nuclear. Estados Unidos no puede atreverse a asustar a Corea del Norte a través de amenazas militares y chantajes", ha manifestado.
En este sentido, ha asegurado que "cuanto más se ciña Estados Unidos a su apuesta militar imprudente, más acelerará Corea del Norte el desarrollo de su fuerza nuclear, con el objetivo de salvaguardar la paz y la estabilidad de la península, la región y el mundo".
Este mismo jueves, un asesor del presidente de Corea del Sur, Moon Jae In, ha abogado por mantener una postura "un poco flexible" sobre el programa nuclear de Corea del Norte, resaltando que no es realista pedir a Pyongyang que lo abandone antes de acudir a la mesa de negociaciones.
Moon Chung Un, asesor especial para Unificación, Asuntos Exteriores y Seguridad Nacional, ha afirmado que "la razón por la que Corea del Norte realiza pruebas nucleares y balísticas es porque se siente amenazado".
"Si reducimos ligeramente las maniobras militares conjuntas con Estados Unidos y no desplegamos más armas estratégicas estadounidenses, se rebajará la tensión y podremos asumir que Corea del Norte no llevará a cabo más provocaciones", ha argumentado.
En este sentido, ha advertido de que "el tiempo no está de parte de Corea del Sur", debido a las numerosas pruebas balísticas y al hecho de que si Pyongyang se hace con misiles balísticos internacionales, el problema será mayor.
Las tensiones entre ambos países han aumentado en los últimos meses debido a las últimas pruebas balísticas realizadas por Pyongyang, que han provocado la condena de la práctica totalidad de la comunidad internacional.
En respuesta, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha dado por terminada la era de la "paciencia estratégica" y ha amenazado incluso con una intervención militar.
Corea del Norte justifica su escalada nuclear y militar por la necesidad de defenderse de lo que considera movimientos provocadores de Corea del Sur y Estados Unidos.
Las dos Coreas siguen técnicamente en guerra porque solamente firmaron un armisticio para cesar indefinidamente las hostilidades después de enfrentarse entre 1950 y 1953.