Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corbyn advierte de "conversaciones difíciles" con Arabia Saudí y otros países por financiar el extremismo

El líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, ha advertido de que será necesario mantener "conversaciones difíciles" con Arabia Saudí y algunos de sus aliados por "financiar el extremismo", en referencia a los recientes atentados islamistas como el que anoche se cobró la vida de siete víctimas.
"Debemos tener unas conversaciones difíciles empezando por Arabia Saudí y otros países del golfo (Pérsico) que han financiado y alimentado la ideología extremista", ha afirmado Corbyn en un acto político desde Carlisle, una pequeña ciudad del norte de Inglaterra.
"No es bueno que Theresa May haya obviado un informe sobre la financiación de los grupos extremistas. Tenemos que ponernos serios y cortar la financiación de estas redes terroristas como el Estado Islámico, aquí y en Oriente Próximo", ha subrayado.
En su intervención, Corbyn ha emplazado a la población a resistirse a la división tras el atentado de Londres. "Debemos preservar nuestros valores democráticos. Debemos resistir a la islamofobia y la división y llegar al 8 de junio unidos en nuestra determinación de demostrar que nuestra democracia es fuerte", ha argumentado.
Además, ha planteado los motivos por los que rechaza una suspensión de la campaña electoral o un aplazamiento de la votación del próximo jueves. "Los asesinos en masa que han llevado el terror a nuestras calles en Londres y Mánchester quieren parar nuestras elecciones. Quieren parar la democracia. Quieren que su violencia se imponga sobre nuestro derecho a votar en unas elecciones justas y pacíficas", ha afirmado. "Por ese motivo sería un error absoluto posponer la votación del jueves o suspender la campaña más tiempo", ha argumentado.
Así, ha destacado que la prioridad del Partido Laborista es la seguridad y ha asegurado que asumirá "cualquier acción que sea necesaria y eficaz" para proteger a Reino Unido. En ese sentido, ha asegurado que está de acuerdo con dar "autoridad absoluta" a la Policía para el uso "de la fuerza que sea necesaria para proteger y salvar vidas, como hicieron anoche y en Westminster en marzo".
Además, ha reiterado su promesa electoral de contratar a 10.000 policías. "No puedes proteger a la población y hacerlo barato", ha apuntado en un ataque directo a los recortes del Partido Conservador en el Gobierno. "Theresa May fue advertida por la Federación de Policía, pero les acusó de gritar 'que viene el lobo'", ha recordado.