Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo de Estado critica al ministro de Exteriores por decir que Haftar es el jefe del Ejército

El Consejo de Estado de Libia ha rechazado "categóricamente" este martes las declaraciones del ministro de Exteriores del gobierno de unidad, Mohamed Siala, después de que afirmara que el mariscal de campo Jalifa Haftar es el comandante del Ejército del país.
El organismo, que cumple como organismo asesor del gobierno de unidad creado a raíz del acuerdo firmado en 2015 con la mediación de Naciones Unidas, ha dicho que las palabras de Siala son "irresponsables", según ha informado el diario local 'The Libya Herald'.
Las declaraciones del ministro de Exteriores del gobierno de unidad han sido rechazadas también por la milicia salafista Nawasi, que ha recordado que Haftar no reconoce al gobierno de unidad.
Haftar encabeza al Ejército leal al gobierno asentado en el este del país, que opera al margen del citado gobierno de unidad.
Las palabras de Siala tuvieron lugar en el marco de un encuentro internacional para tratar la crisis en el país árabe, y tuvo que matizarlas después para aclarar que sería nombrado comandante en jefe una vez acepte al gobierno de unidad.
La semana pasada, Haftar y el primer ministro del gobierno de unidad, Fayez Serraj, se reunieron en Emiratos Árabes Unidos (EAU), donde acordaron, entre otras cosas, celebrar elecciones legislativas y presidenciales antes de marzo de 2018.
El acuerdo, que no ha sido firmado aún, fue rechazado por Jalifa Gwell, líder del autoproclamado Gobierno de Salvación de Libia, instaurado en la capital, Trípoli, tras su intento de golpe de Estado de octubre.
El gobierno de unidad se instaló hace varios meses en Trípoli para intentar unificar el país políticamente, aunque por el momento la situación sigue altamente fragmentada.
El Gobierno con sede en el este del país --anteriormente reconocido por la comunidad internacional-- no ha respaldado la autoridad del Ejecutivo de unidad, debilitado por el citado intento de golpe de Estado de Gwell, que ha ido ganando apoyos en los últimos mees.
Este mismo martes, el Consejo de Estado ha anunciado la creación de un comité para participar en las discusiones sobre las enmiendas al Acuerdo Político de 2015, firmado en la localidad marroquí de Sjirat.
Las enmiendas son parte de las exigencias de las autoridades asentadas en el este del país para reconocer al gobierno de unidad y unificar rangos, con el objetivo de estabilizar la situación en el país.
LA ÚLTIMA PROPUESTA DE KOBLER
Además de por las declaraciones de Siala, el encuentro internacional del lunes estuvo marcado por la propuesta del jefe de la Misión de Apoyo de Naciones Unidas en Libia (UNSMIL), Martin Kobler, quien presentó seis puntos para lograr la paz en el país.
En su cuenta en la red social Twitter, Kobler detalló que los mismos incluyen que el Acuerdo Político sea "el marco para un acuerdo negociado", resaltando que "cualquier enmienda debe estar encabezada por libios y ser negociada de forma inclusiva".
Asimismo, apostó por crear "un aparato de seguridad unificado" y por "estabilizar la situación económica y financiera", apuntando en este caso por "más cooperación entre las instituciones financieras y económicas y el Consejo Presidencial".
En cuarto lugar situó "una reconciliación nacional integrada en todos los niveles", en cuyo caso será necesaria "la capacidad de los líderes libios para mediar en altos el fuego a nivel local".
"Los servicios públicos, de seguridad y de gobernanza deben mejorar a nivel local. Los alcaldes elegidos democráticamente deben tener autoridad, financiación y responsabilidad", añadió.
Por último, pidió a los países vecinos que "colaboren para llevar a la mesa de negociaciones a los principales actores políticos y militares". "Una Libia fuerte es vital para una región fuerte", manifestó.
En este sentido, expresó su satisfacción con el hecho de que Haftar se haya mostrado dispuesto a negociar las enmiendas al Acuerdo Político y por los esfuerzos del gobierno de unidad para poner bajo control a las múltiples milicias que operan en la capital.
La mediación internacional ha dado un paso más este mismo martes con la visita de Serraj a Argelia, donde ha sido recibido por el primer ministro del país, Abdelmalek Sellal, para tratar la situación en el pais.
La oficina de Sellal ha destacado que la reunión "es una continuación de los esfuerzos de Argelia para lograr una solución política consensuada (en Libia) que sea puesta en marcha por las partes implicadas", tal y como ha recogido la agencia estatal argelina de noticias, APS.