Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo Supremo egipcio acepta formar con los partidos un Gobierno de salvación nacional

Imagen de la plaza TharirREUTERS

Las elecciones presidenciales en Egipto serán antes de julio

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, que gobierna Egipto, ha aceptado formar un gobierno de salvación nacional y fijar las elecciones presidenciales para antes del próximo mes de julio, cediendo así a las demandas de los egipcios que han estado manifestándose estos días.
El jefe del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, el mariscal de campo Mohamed Hussein Tantawi, ha confirmado este martes el adelanto de las elecciones presidenciales para que se celebren ante de julio de 2012 y el mantenimiento de los comicios parlamentarios previstos para el 28 de noviembre.

En una declaración televisada, el jefe del órgano que dirige el país desde la renuncia del presidente Hosni Mubarak el pasado 11 de febrero ha defendido la actuación de las Fuerzas Armadas frente a las críticas por la represión en las manifestaciones de la plaza Tahrir de El Cairo este fin de semana, que ha acabado con la vida de más de una veintena de manifestantes.

Tantawi ha remarcado que la "autoridad militar" ha sido "muy tolerante" y ha dejado claro que los militares sólo se deben "a las Fuerzas Armadas" y "al pueblo egipcio".

En este sentido, ha defendido la "imparcialidad" de los uniformados y ha hecho hincapié en que el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas no aspira a hacerse con el poder ni con la Presidencia. "Las Fuerzas Armadas, representadas por el Consejo Supremo, no aspiran a gobernar y ponen el interés del país por encima de cualquier consideración", ha dicho.

Además, ha arremetido contra quienes "intentan sumir" al país en "una confrontación" aunque también ha dirigido un mensaje para los militares: "No podemos responder a las provocaciones, tenemos que controlarnos al máximo".

Tantawi ha negado que la junta militar que preside esté adoptando "decisiones políticas" y ha subrayado que esa competencia sólo corresponde al Gobierno egipcio. Ha señalado, asimismo, que el Consejo Supremo militar sólo actúa buscando "el interés del pueblo" y no tiene interés alguno en decidir quién será el nuevo presidente. "Eso corresponde al pueblo decidirlo", ha remachado.

"Somos imparciales, somos las Fuerzas Armadas que protegemos al pueblo egipcio", ha afirmado el oficial, que ha advertido de que si continúan las "acusaciones" contra las Fuerzas Armadas el "espíritu" de los ejércitos resultará dañado.
Por último, Tantawi ha explicado que el Gobierno saliente liderado por el primer ministro, Essam Sharaf, continuará trabajando hasta que se haya acordado un nuevo ejecutivo y ha subrayado el "compromiso" de la junta militar con la celebración de las elecciones parlamentarias del 28 de noviembre y de los comicios presidenciales antes de julio de 2012.