Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo de Seguridad de la ONU pide a las partes que "actúen de buena fe para lograr una solución política"

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha reclamado este jueves a las partes en conflicto en Yemen que "actúen de buena fe para lograr una solución política", condenando además el ataque contra el enviado especial de la ONU, Ismail Uld Cheij Ahmed, durante su última visita al país.
En un comunicado presidencial, el organismo ha expresado su respaldo a los esfuerzos de Cheij Ahmed para llevar a las partes a la mesa de negociaciones "para lograr un acuerdo final y exhaustivo que ponga fin al conflicto".
Asimismo, ha recalcado que "todas las partes deben cumplir con el Derecho Humanitario y garantizar la seguridad del personal de la ONU", en referencia al ataque contra el convoy de Cheij Ahmed en la capital, Saná, que ha sido negado por los huthis, que controlan la ciudad.
El organismo ha expresado además su "profunda preocupación por la amenaza de una hambruna en Yemen, así como por el reciente brote de cólera", pidiendo a las partes que acepten las propuestas del enviado especial de aumentar los envíos humanitarios a través de Hodeida y otros puertos del mar Rojo.
En este sentido, ha sostenido que este tipo de propuestas "ayudarán a aumentar la confianza de cara a un alto el fuego duradero como primer paso hacia un reinicio de las conversaciones de paz bajo la égida de Naciones Unidas".
El Consejo de Seguridad ha pedido además "la movilización inmediata de los fondos prometidos a Yemen en la conferencia celebrada el 25 de abril en Ginebra", así como "la aplicación total del embargo de armas, tal y como requieren las resoluciones relevantes".
En otro orden de cosas, el organismo ha reclamado a los huthis y a las fuerzas leales al expresidente Alí Abdulá Salé que pongan fin a sus ataques contra Arabia Saudí, que encabeza una coalición militar que respalda al presidente reconocido internacionalmente, Abdo Rabbu Mansur Hadi.
Por último, ha reafirmado su determinación de "hacer frente a todos los aspectos de la amenaza que supone Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA), el Estado Islámico y el resto de individuos, grupos y entidades asociados".
El conflicto ha destrozado la inmensa mayoría de las infraestructuras de Yemen, por lo que gran parte de la población se ha quedado sin medios de vida y sufre inseguridad alimentaria.