Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Congreso aprueba la Ley de Amnistía, la primera del proceso de paz con las FARC

Las dos cámaras del Congreso de Colombia han dado luz verde este miércoles al borrador de la Ley de Amnistía, que se convierte así en la primera nacida del proceso de paz entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
La primera en pronunciarse ha sido la Cámara de Representantes y poco después, el Senado ha ratificado su decisión. En ambos casos, el Centro Democrático, partido político del ex presidente Álvaro Uribe, uno de los principales detractores del acuerdo de paz, ha abandonado la sede legislativa antes de la votación.
"El Centro Democrático no votó está ley de Amnistía por razones de procedimiento y de sustancia", ha dicho Uribe. De procedimiento porque "Gobierno y Congreso están usurpando la facultad que se le dio al pueblo colombiano de refrendar directamente estos acuerdos de paz" y de sustancia porque favorece la impunidad del narcotráfico", ha explicado.
Por su parte, el ponente del proyecto de Ley, Armando Bendetti, ha defendido que "esta ley era una necesidad para que de manera rápida los guerrilleros rasos de las FARC resuelvan su situación jurídica" como responsables de delitos políticos, "jamás para los de lesa humanidad".
"Gracias al Congreso, que con una votación histórica aprobó la Ley de Amnistía, el primer paso para la consolidación de la paz", ha escrito Santos en Twitter. El líder de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias 'Timochenko', se ha pronunciado en la misma línea: "es un paso más en el largo camino que tenemos que transitar los colombianos hacia la paz".
LEY DE AMNISTÍA
La norma jurídica tiene dos vertientes: una destinada a dar "las más amplias amnistías" a los guerrilleros implicados en delitos políticos o conexos y un tratamiento penal especial para garantizar un trato equitativo a los agentes del Estado.
En ambos casos se excluyen los "crímenes más graves" y los que recaen en la jurisdicción del Tribunal Penal Internacional (TPI) --crímenes de guerra, lesa humanidad y genocidio--, que, conforme a la normativa internacional, no pueden ser amnistiados.
Una vez aprobada, las FARC tendrán que entregar una lista de los guerrilleros que combaten en sus filas para que las autoridades colombianas discriminen cuáles podrán beneficiarse de esta medida. El Gobierno y la guerrilla han anunciado este miércoles que "a más tardar el 30 de enero" se establecerá cuántos guerrilleros no son amnistiables.
Para poder someterse a la Ley de Amnistía, las FARC tendrán que haber entregado todas sus armas en 180 días, contados a partir del 1 de diciembre, y sus guerrilleros deberán concentrarse en determinados puntos del territorio colombiano hasta completar su paso a la vida civil.
Se calcula que la Ley de Amnistía beneficiará a 6.000 combatientes de las FARC, 1.200 uniformados detenidos y cientos de líderes sociales que han sido acusados de pertenecer a grupos armados al margen de la ley, según informa 'El Espectador'.