Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colombia asegura que el 31 de enero estarán todos los guerrilleros de las FARC en las zonas de concentración

El jefe del comando estratégico de transición de las Fuerzas Militares de Colombia, Javier Flórez, ha asegurado este miércoles que todos los guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) estarán desplegados en las 26 veredas de concentración fijadas de cara al posconflicto a finales de mes.
"El 31 de enero las FARC, en su totalidad, van a estar en las zonas veredales y en los puntos", ha señalado Flórez, en declaraciones recogidas por la emisora colombiana LA FM, antes de explicar que a lo largo de esta semana han continuado "lo movimientos en los corredores de movilidad de acercamiento hacia las zonas".
A pesar de que ha habido cierto retrasos en la adecuación de las zonas --denunciados por la propia guerrilla-- el general ha asegurado que se han logrado importantes avances en la construcción de las zonas comunes donde se concentrarán los miembros de las FARC, que actualmente se encuentran en 45 puntos transitorios, ubicados a un máximo de diez kilómetros de estas veredas.
Las zonas corresponden a veredas --la subdvisión más pequeña dentro de la división administrativa colombiana-- en 12 departamentos distintos. Para su selección, el Gobierno ha tenido en cuenta que estén "distantes" de zonas urbanas y fronterizas y que tengan una extensión "razonable".
El general ha confirmado, además, que dos de las zonas --Caño Indio, en Tibú; y El Gallo, en Córdoba-- todavía no están preparadas, por lo que son susceptibles de ser reubicadas.
El acuerdo de paz sellado entre ambas partes plantea que todas estas zonas estén abiertas un máximo de 180 días desde la firma definitiva de la paz, un tiempo en el cual las FARC deberán haberse deshecho de todas las armas. La ONU será la encargada de supervisar esta entrega, distribuida conforme a un calendario con varios plazos.