Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colombia urge a Gobierno y oposición a dialogar para acabar con la "polarización" de la sociedad venezolana

El Gobierno de Colombia ha instado este jueves al Ejecutivo de Nicolás Maduro y a la Mesa de Unidad Democrática (MUD) a iniciar un diálogo político para acabar con la "polarización" de la sociedad venezolana y garantizar así "una convivencia pacífica".
"Colombia hace un llamado a que continúen los esfuerzos que realizan el Gobierno de Venezuela y la MUD para avanzar en un diálogo que permita lograr consensos que reviertan la polarización que vive el país y conlleven a una convivencia pacífica", ha dicho en un comunicado.
La Casa de Nariño ha insistido "en la necesidad de continuar con la elaboración de una agenda concreta con resultados positivos para buscar soluciones urgentes a la situación social, política y económica de Venezuela, a través de un diálogo constructivo en el que se aborden todos los temas, incluido el de la activación del referendo revocatorio".
El Gabinete de Juan Manuel Santos ha expresado su apoyo al papel mediador del Vaticano, "el cual será fundamental para avanzar con voluntad en la reconciliación de todos los venezolanos", al tiempo que ha reiterado su disposición para "contribuir con cualquier acción que alivie la situación del pueblo venezolano".
"Nosotros queremos estimular y exhortar a que eso suceda, porque es a través del diálogo como se pueden resolver los problemas y encontrar las soluciones", ha dicho Santos, desde un foro petrolero en Bogotá, subrayando que el entendimiento en Venezuela "interesa a todos".
CRISIS VENEZOLANA
La crisis política en Venezuela se ha agravado tras las elecciones del pasado 6 de diciembre, que dieron lugar a una cohabitación inédita en la nación caribeña, con la oposición en la Asamblea Nacional y el 'chavismo' en el Palacio de Miraflores.
La MUD ha puesto en marcha varias leyes desde el Parlamento --que controla por primera vez en 16 años--, pero han sido vetadas por Maduro, incluida la Ley de Amnistía con la que pretendía liberar al líder opositor Leopoldo López.
La MUD ha activado el mecanismo constitucional para celebrar un referéndum con el que revocar el mandato de Maduro antes de que expire oficialmente, en 2019. Para llevar a unas elecciones anticipadas debe convocarse antes del 10 de enero de 2017 porque, de lo contrario, el vicepresidente, Aristóbulo Istúriz, seguiría gobernando.
La coalición opositora ha denunciado maniobras dilatorias del CNE para impedir que el referéndum revocatorio surta el efecto deseado --elecciones anticipadas-- y ha exigido que cumpla los plazos para sentarse a negociar con el Gobierno una solución a las crisis económica y social, que se suman a la política.