Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno colombiano y las FARC comenzarán las conversaciones sobre el acuerdo de paz el 15 de noviembre en La Habana

Constituída la mesa de diálogo entre el gobierno colombiano y las FARCReuters

El Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) iniciarán el próximo 15 de noviembre en La Habana las conversaciones sobre el primero de los seis puntos, el de desarrollo rural, que contempla el 'Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera' suscrito el pasado 26 de agosto en la capital cubana, según han revelado al término de la primera reunión oficial celebrada este jueves en Oslo.

El jefe de la delegación del Gobierno colombiano que participa en las conversaciones de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Humberto de la Calle, ha presentado este jueves en Oslo (Noruega) el diálogo iniciado con la guerrilla como un proceso "serio, digno, realista y eficaz", al tiempo que ha emplazado al grupo guerrillero a sentarse a la mesa para conversar "sin necesidad de rendirse".
De la Calle ha lanzado este mensaje en una histórica comparecencia conjunta en la capital noruega con la delegación enviada por las FARC y liderada por el guerrillero 'Iván Márquez', que ha apostado por lograr "una paz con justicia social", ha dejado claro que los guerrilleros llegan a la mesa de diálogo "llenos de la moral de combate" y ha pedido que Estados Unidos permita al encarcelado miembro de las FARC 'Simón Trinidad' participar en el proceso.
El líder de la delegación del Gobierno que preside Juan Manuel Santos ha afirmado que, hasta el momento, "las FARC han cumplido rigurosamente" las condiciones acordadas para el inicio del diálogo y el Ejecutivo "también lo ha hecho".
De la Calle ha hecho especial hincapié en la importancia de mantener "la confidencialidad" en todo el proceso de diálogo y ha emplazado a las FARC a participar en las conversaciones sin "deponer sus ideas" y "sin necesidad de rendirse". Tras explicar que las conversaciones deben ser "discretas" pero sin "trabajar de espaldas al país", ha asegurado que el diálogo será un "proceso serio, digno realista y eficaz" con el objetivo de "convenir" una "agenda" para poner fin al conflicto armado y que las FARC se convierta en "una fuerza política desarmada".
"La finalización del conflicto no es en sí mismo la consecución inmediata de la paz", ha aclarado, antes de subrayar que el Gobierno de Santos "tiene agenda progresista" y que Colombia ha iniciado "una transformación de la realidad social".
"Hay una nueva Colombia (..) Hay mucho por hacer y queremos invitar a las FARC a hacerlo, sin necesidad de rendirse", ha dicho el líder de la delegación gubernamental colombiana, que ha dejado claro que Colombia afronta "un momento de esperanza" pero "no esperanza ingenua". "Tenemos un optimismo moderado, existen oportunidades para la paz", ha concluido.
Llegamos con "un ramo de olivo en nuestras manos"
Por su parte, el líder guerrillero 'Iván Márquez' ha subrayado al inicio de su extensa intervención que las FARC llegan a la mesa de diálogo "con un sueño colectivo de paz" y ha apostado por un diálogo que permita lograr "la paz con justicia social". "Llegamos con un ramo de olivo en nuestras manos", ha asegurado.  
'Márquez' ha incidido en que la guerrilla llega a la mesa de negociaciones con "propuestas y proyectos para alcanzar la paz definitiva" y ha reclamado que Colombia afronte "una profunda desmilitarización" y "reformas socio políticas radicales".
El líder guerrillero ha querido dejar claro que las FARC rechazan frontalmente la política de tierras que mantiene el Gobierno colombiano y defienden una reforma agraria "eficaz y transparente. "Tienen que restituir las tierras arrebatadas a los campesinos", ha subrayado.
"Sinceramente, queremos la paz y nos identificamos con el clamor mayoritario de la nación", ha afirmado, antes de dejar claro que "la paz no significa el silencio de los fusiles" sino que se basa en "la transformación de las estructuras" colombianas. "No es la simple desmovilización", ha precisado.
'Iván Márquez' ha insistido en que las FARC no han llegado a este proceso debilitadas y que el diálogo no tendrá como resultado "la paz de los vencidos" sino "la paz con justicia social". "Se equivoca quien confunde el diálogo con debilidad. Nos han golpeado y hemos golpeado. Nadie está amilanado. Estamos llenos de moral de combate", ha asegurado.
Por último, ha reclamado la participación en este proceso de paz del líder guerrillero 'Simón Trinidad', encarcelado en Estados Unidos, una petición que ha sido descartada por el jefe de la delegación gubernamental minutos después. "De los esfuerzos de todo depende el destino de Colombia", ha concluido 'Márquez'.
Ambas partes han acordado en el encuentro de este jueves en Oslo que el próximo 15 de noviembre comenzarán en La Habana las conversaciones sobre el primero de los seis puntos, el de desarrollo rural, que contempla el 'Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera' suscrito el pasado 26 de agosto en la capital cubana, según han revelado en un comunicado conjunto.