Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez reconoce que Knox y Sollecito podrían ser responsables del asesinato

"Nosotros hemos sido coherentes con nuestras convicciones"

El presidente del Tribunal de Apelaciones de Perugia, Claudio Pratillo Hellman, encargado de juzgar el asesinato de la joven Meredith Kercher, ha asegurado este jueves que Amanda Knox y Raffaele Sollecito, acusados del asesinato y absueltos el pasado lunes, "podrían ser responsables" de la muerte de la británica pero ha dejado claro que no hay pruebas que lo demuestren.

"Amanda y Raffaele pueden también ser responsables de la muerte de Meredith pero no hay pruebas. Las que hemos valorado en el proceso no las hemos considerado suficientes para condenarlos", ha afirmado el juez, en una entrevista concedida al diario 'La Stampa'.

Sin embargo, Pratillo ha subrayado que tanto el joven italiano como la estadounidense son inocentes según los tribunales aunque la "verdad procesal" puede ser distinta de "la verdad real". "La sentencia no deja margen de duda. Están libres por no haber cometido el hecho. Pero esta es la verdad procesal, no la real, que puede ser diferente", ha declarado.

El magistrado ha insistido en que Rudy Ghede, que fue acusado del mismo crimen y condenado en un juicio anterior, es la única persona que sabe con certeza la verdad. "Rudy sabe lo que ocurrió y no lo ha dicho. Quizá también lo sepan los dos imputados porque nuestra decisión de absolución es el resultado de la verdad que se ha determinado en el proceso. Por tanto, quizá ellos también lo saben pero a nosotros no nos lo parece", ha explicado.

El juez ha respondido también a las críticas que ha recibido la sentencia desde la esfera política y ha mantenido que el tribunal no se ha equivocado con su resolución. "Si hubiese sido el Ministerio Público, habría actuado como ha actuado él. Sólo hemos valorado de forma distinta las pruebas. El código penal establece que basta una pequeña duda razonable para absolver. Nosotros hemos sido coherentes con nuestras convicciones", ha dicho.

Por último, Pratillo ha reconocido que la "verdad" sobre el asesinato de Meredith Kercher puede que nunca sea conocida pero ha insistido en que no existían pruebas para condenar a Amanda Knox y a Raffaele Sollecito. "Tengo un pensamiento relacionado con los padres de Meredith y su sufrimiento. Creo que, desde el punto del proceso, la verdad lamentablemente permanecerá sin conocerse. No podemos condenar sin pruebas", ha concluido.