Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La costarricense Christiana Figueres retira su candidatura a la Secretaría General de la ONU

La costarricense Christiana Figueres, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), ha retirado este lunes su candidatura a la Secretaría General de la ONU.
Según las informaciones recogidas por el diario costarricense 'Diario Extra', Figueres ha dicho que, si bien es una persona "muy optimista", los resultados no son positivos.
"En los conteos del Consejo de Seguridad, que no son oficiales pero son importantes se nos ha indicado que esta candidatura no tiene mucho futuro", ha apuntado, señalando que las razones "son un misterio".
En este sentido, ha indicado que "hay razones geopolíticas" y factores que no tienen que ver con ella personalmente ni con Costa Rica, "sino con la relación de países que toman las votaciones".
El mandato del secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, que ocupa el cargo desde 2007, expirará a final de 2016, de modo que las intensas negociaciones que preceden a estos procesos de selección obligan a abrir ya la carrera sucesoria.
El proceso comenzó oficialmente el pasado 15 de diciembre, cuando los presidentes del Consejo de Seguridad y la Asamblea General, la estadounidense Samantha Power y el danés Mogens Lykketof, respectivamente enviaron una carta a los 193 miembros para que propusieran candidatos.
Los aspirantes deben tener "probado liderazgo, capacidad de dirección, extensa experiencia en las relaciones internacionales y fuertes habilidades diplomáticas, comunicativas y políglotas", especificaron Power y Lykketoft.
También subrayaron la importancia de mantener "la diversidad regional en la selección de los anteriores secretarios generales", en alusión a la norma no escrita sobre la rotación por regiones, que esta vez favorecería al este de Europa.