Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

China critica los "prejuicios" de EEUU respecto a la masacre de la Plaza de Tiananmen

El Gobierno de China ha criticado este lunes los "prejuicios" de Estados Unidos respecto a la masacre de la Plaza de Tiananmen en 1989, a la que se ha referido como "turbulencias políticas", reclamando a Washington que "rectifique sus errores".
La portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hua Chunying, ha recalcado que el Gobierno del gigante asiático ya alcanzó sus conclusiones sobre lo ocurrido, resaltando que Estados Unidos "ignora hechos objetivos y hace acusaciones infundadas contra el Gobierno chino año tras año".
"Pedimos a Estados Unidos que descarte los prejuicios, rectifique sus errores y proteja el rápido desarrollo de los lazos entre China y Estados Unidos a través de acciones reales", ha remachado, según ha informado la agencia china de noticias, Xinhua.
La reacción de Pekín ha llegado apenas un día después de que el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, pidiera a China diera todos los detalles sobre los muertos, detenidos o desaparecidos a causa de la represión.
"Pedimos a China que ponga fin al acoso contra los familiares que buscan respuestas y la liberación de prisión de aquellos encarcelados por intentar mantener viva la memoria de la Plaza de Tiananmen", dijo en su comunicado.
Las masivas movilizaciones de estudiantes y trabajadores chinos en Pekín y otras ciudades de abril de 1989 para pedir libertad de expresión, responsabilidades a las autoridades y poner fin a la corrupción se intensificaron en mayo y finalmente se declaró la ley marcial.
Los carros de combate a la calle para aplastar las protestas y entre el 3 y el 4 de junio los soldados abrieron fuego contra los manifestantes pacíficos y mataron a un número indeterminado de ellos. La reacción de algunos activistas en Pekín fue atacar al Ejército y quemar vehículos.
En todo el país fueron detenidos miles de activistas acusados de actividades "contrarrevolucionarias" y otros delitos tales como incendio provocado o intento de quebrar el orden social.
Sin embargo, las autoridades jamás han asumido responsabilidad alguna por esta masacre, se han negado a investigar lo ocurrido y rechazan publicar los datos de los que disponen al respecto de muertos, heridos, desaparecidos o encarcelados.