Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

China intenta bloquear el debate en Internet sobre la expulsión del líder del PCCh

Twitter, Facebook y Google han mostrado su rechazo al proyecto que consideran que censura la libertad en la red.Archivo

Las autoridades chinas en materia de control de Internet están intentando bloquear el debate generado en la Red por la expulsión del Buró Político del Partido Comunista Chino (PCCh) del líder de la formación en Chongqing y ex-alcalde de esa localidad, Bo Xilai.

El cese de este alto cargo gubernamental local del máximo órgano de decisión del PCCh y la posterior detención de su esposa, Gu Kailia, por el asesinato del empresario británico Neil Heywood han generado un intenso tráfico en Internet, especialmente con búsquedas que incluyen los nombres del político y del hombre de negocios.
Para impedir el debate público sobre esta polémica, las autoridades en materia de censura han bloqueado las búsquedas referentes a Bo, quien fue cesado como líder del PCCh en Chongqing el pasado mes de marzo. Las restricciones han llegado hasta el punto de que se han bloqueados búsquedas en la red social Twitter con la palabra Chongqing, la localidad del suroeste de China en la que Bo gobernaba y en la que cimentó su carrera como líder político, con una apuesta por una distribución más justa de la riqueza y con duras medidas contra la delincuencia.
Los internautas han empleado juegos de palabras con mayor o menor ingenio para eludir las restricciones, que han sido reinstauradas después de haber sido flexibilizadas a mediados de marzo.
Este miércoles por la mañana había en Internet más de 230.000 mensajes con referencias a la "gran noticia", mientras que "Wude", el nombre chino del británico asesinado supuestamente por la esposa de Bo, había acumulado unas 100.000 referencias.
La agencia de noticias oficial Xinhua informó este martes de que el abogado de Gu y su hijo mantenían buenas relaciones con Heywood, pero que habían caído al final por "intereses económicos".
"La noticia más importante de hoy: personas a las que no les falta dinero pueden asesinar a alguien por dinero. ¿Quién va a creer eso?", ha escrito un usuario identificado como K_ankan en la red social Twitter.
"¿Puede ser tan simple como conflictos económicos?", ha añadido otro que firma con el nombre de Dulixuezhe. "Detrás del caso debe haber un montón de secretos", ha señalado.
Otro usuario ha comparado la situación actual de la moderna élite política china con los juegos de poder de los antiguos emperadores en sus palacios, quienes eran considerados descendientes de dioses, que gobernaban con el mandato del cielo. "Un gran giro en el teatro del palacio. Realmente es cierto que los esquemas del hombre son inferiores a los realizados por el cielo", ha escrito una persona que se ha identificado como Two Fatties CC.
Otros han expresado su simpatía por Heywood, cuyo nombre no había aparecido tanto en los medios de comunicación chinos. "Señor Heywood, usted llegó a China desde lejos y se ha sacrificado para que el pueblo chino pueda tener el imperio de la ley", ha señalado un internauta que se ha identificado como Star Runner en la red.
Mientras, los medios estatales chinos sólo repiten los pronunciamientos de Xinhua sobre el caso. Un periodista que trabaja en la ciudad de Shangai para un medio estatal, que pidió no ser identificado, ha comentado que les ordenaron abandonar una información sobre este caso.
"Este es un asunto muy sensible. Nos han dicho que no investiguemos profundamente en este asunto. Por ejemplo, una circular nos señaló que no podemos investigar las quejas aparecidas en Internet acerca de esto", ha señalado a Reuters.
Por otro lado, Li Chunhu, un residente de Pekín, ha estimado que el escándalo y la forma en que el Gobierno lo ha manejado demuestran que nadie está por encima de la ley, un tema que los medios de comunicación estatales han tenido mucho interés en promover. "Creo que el Gobierno está manejando esto de una manera adecuada, de acuerdo con la ley. Tengo confianza en que el resultado será equilibrado y justo", ha indicado Li, de 26 años.