Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chile investiga a nueve marinos por espiar a sus compañeras a través de cámaras ocultas

Las autoridades navales chilenas han iniciado una investigación contra un grupo de marinos por instalar cámaras ocultas para grabar vídeos de sus compañeras en la fragata, que después divulgaron por las redes sociales, según ha informado este jueves la Armada de Chile.
La Fiscalía Naval ha detenido a los nueve marinos involucrados después de que un tripulante de la fragata 'Almirante Lynch' denunciara los hechos al haber recibido vídeos de las seis mujeres, según el diario 'El Mercurio'.
Los marinos colocaron las cámaras, a través de conductos de ventilación y otros espacios estratégicamente seleccionados, con la intención de obtener imágenes de las mujeres mientras estaban en sus dormitorios.
"De ser efectivo lo ocurrido en la fragata 'Lynch', es inaceptable. ¡Terminemos con todas las formas de violencia contra las mujeres!", ha publicado a través de su cuenta en Twitter la presidente chilena, Michelle Bachelet.
Las declaraciones del excomandante en jefe de la Armada Jorge Aranciba han causado revuelo, ya que a pesar de lamentarse por lo ocurrido ha admitido que por casos como el ocurrido en la fragata Lynch se opuso al ingreso de las mujeres en la institución.
"Me opuse terminantemente al ingreso de la mujer a la Armada por todas estas cosas que se podían prever. Entiendo que finalmente entraran y lo hicieron porque es una necesidad institucional, pero lo que está ocurriendo era algo que podríamos haber previsto", ha señalado Aranciba.
Ante estas declaraciones el ministro de Defensa chileno, José Antonio Gómez, ha asegurado que no comparte las ideas del exjefe militar. "Aquí, en nuestra sociedad y en el mundo entero, no hay ninguna razón para que existan diferencias entre hombres y mujeres", ha asegurado el ministro. "Si esta situación se comprueba, no les quepa dudas de que van a ser expulsados (los implicados) de las Fuerzas Armadas", ha añadido.