Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chile se convierte en el primer país de Latinoamérica en vender medicamentos fabricados a base de cannabis

Chile se ha convertido en el primer país de Latinoamérica en vender medicamentos fabricados a base de cannabis, en concreto los productos T100 y TC100, de la empresa canadiense Tilray, y que estarán a la venta en dos farmacias de la capital.
Tilray, farmacéutica que investiga y fabrica cannabis medicinal, tiene desde el pasado mes de enero la autorización del Instituto de Salud Pública para importar este medicamento, que se prescribe como tratamiento paliativo del dolor. Desde este miércoles, sus productos han comenzado a venderse por primera vez en el país.
Según ha explicado el diario 'La Tercera', estos medicamentos son unas soluciones que se venden en pequeños frascos con dos versiones: una que presenta cinco miligramos de tetrahidrocannabinol (THC), principal principio activo de la cannabis, por mililitro y otra de diez miligramos por mililitro. Por el momento sólo hay 300 unidades de cada versión disponible.
El coste del tratamiento, al que sólo podrán acceder los pacientes con autorización para consumirlo, dependerá de la enfermedad en cuestión, de la frecuencia del uso y de la dosis prescrita.
El presidente del laboratorio Alef Biotechnology --asociado con la compañía--, Roberto Roizman, ha explicado que se trata de un programa piloto para "poder dar acceso a los médicos a un producto con alto estándar que les dé seguridad y permita replicar resultados obtenidos en otros países.
Asimismo, ha explicado que con este paso, el país se ha convertido en el primer país en América Latina en vender este tipo de fármacos.
Por su parte, Jaime Lobos, el director técnico de la Farmacia El Carmen, propietaria de los dos locales que suministrarán el medicamento, ha señalado que se interesó por el producto por ser estrictamente un fármaco contra el dolor, y no un producto de homeopatía. "Es un paso para el uso medicinal (del cannabis), fuera del debate sobre el uso recreativo" del mismo, ha apuntado.