Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chavismo y oposición salen a la calle para conmemorar el 1º de Mayo en Venezuela

Miles de partidarios del presidente venezolano, Nicolás Maduro, y de la oposición han salido este lunes a las calles de las principales ciudades de Venezuela para conmemorar el 1º de Mayo, Día de los Trabajadores, en una nueva jornada de movilizaciones marcada por la crisis política en la que se encuentra inmerso el país.
Los trabajadores chavistas se han concentrado en distintas ciudades del país "para celebrar su día y como manifestación de apoyo a la paz y a la Revolución Bolivariana". "Los trabajadores de este país, en este día, salimos a la calle para decir sí a la paz", ha afirmado el ministro del Proceso Social del Trabajo, Francisco Torrealba, según recoge la agencia de noticias AVN.
Torrealba ha emplazado a los trabajadores venezolanos a "seguir defendiendo con producción el desarrollo nacional, ante las pretensiones de sectores de 'la derecha' de crear un clima de malestar con tácticas, como el ataque a la economía con la inflación criminal".
"El pueblo venezolano está en la calle para defender a nuestro Presidente de los golpistas violentos", ha destacado Aarón Pulido, un trabajador de aduanas de 26 años, en declaraciones recogidas por Globovisión durante la marcha de simpatizantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) de Maduro. El propio Maduro era sindicalita.
Por su parte, el diputado oficialista Diosdado Cabello, también participante en la "megamarcha" chavista, se ha hecho eco de las recientes declaraciones del Papa Francisco sobre Venezuela y ha asegurado que "la oposición está dividida". "Eso no solo lo sabe el Papa. Es esa oposición que un día aplaude al papa y otro día lo castiga. Nosotros no. Recordemos que el Papa dice una cosa y El Vaticano otra, pero para el mundo entero la oposición venezolana genera la violencia", ha argumentado.
MOVILIZACIÓN DE LA OPOSICIÓN
Mientras, también la oposición ha convocado marchas multitudinarias en varios puntos de Venezuela. En Caracas, el diputado de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) Henry Ramos Allup ha reivindicado la lucha obrera.
"Estamos en la calle para acompañar y solidarizarnos con las luchas históricas de los obreros y empleados en venezolanos, afiliados a los sindicatos y centrales obreras cuyas angustias y preocupaciones son iguales o mayores a las que tienen todos los venezolanos", ha afirmado, según recoge la prensa venezolana.
En cuanto al llamado al diálogo del Papa, Ramos Allup ha insistido en la posición de la MUD que se explicó por carta al Papa por la que defienden mantener el marco constitucional. "No apoyamos nada que no esté estrictamente en la Constitución (...). Aquí se liquidó y quebrantó cualquier posibilidad del diálogo porque el Gobierno no cumplió", ha reprochado.
Por otra parte, el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, ha denunciado que en los últimos años han cerrado medio millón de empresas en Venezuela. Los venezolanos se movilizan porque "no hay poder adquisitivo, seguridad social, ni empleo", resultado del modelo económico aplicado por el Gobierno.
En algunas zonas de Caracas, la Policía ha intervenido para dispersar algunas de las concentraciones. En una de estas operaciones ha resultado herido en la cabeza el diputado opositor José Manuel Olivares al parecer por el impacto de una bomba lacrimógena.
La oposición ha criticado lo que considera actuaciones "desmedidas" de la Policía y la Guardia Nacional en contra de los manifestantes pacíficos. El Gobierno, por su parte, denuncia que grupos de encapuchados han causado destrozos a oficinas y saqueado comercios.