Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Otros dos de los supervivientes del avión del Chapecoense, Alan Ruschel y Rafael Henzel, llegan a Brasil

El jugador de la asociación de fútbol Chapecoense Alan Ruschel y el periodista brasileño Rafael Henzel, dos de los supervivientes del avión de la aerolínea LaMia que se estrelló el pasado 28 de noviembre al sur de Medellín, han llegado al municipio de Chapecó, en Brasil, este martes por la noche.
El desplazamiento de los supervivientes, que se ha llevado a cabo en un avión de la Fuerza Aérea Brasileña equipada con unidades de tratamiento médico móviles, ha tenido lugar apenas un día después del de Jackson Follmann, portero suplente del club que viajaba en el avión.
Los dos supervivientes salieron de Colombia el martes por la mañana y tras realizar sendas escalas en las ciudades de Manaus y Brasilia, han llegado a Chapecó, según ha informado O Globo.
Henzel ha agradecido al Ministerio de Defensa de Brasil que, "a través de la Fuerza Aérea" les ha llevado "a casa", y al Ministerio de Salud, que se encarga de sus tratamientos. "Dios nos guía", ha concluido, en un breve mensaje publicado en la red social Twitter junto a una imagen suya en el avión en el que ha sido trasladado.
Mientras, el arquero Follman --que tuvo que ser operado tras el accidente y llegó a perder una pierna--, ha sido intervenido de nuevo a cirugía este martes, para corregir una fractura con fijación en la segunda vértebra cervical.
Follman fue transferido al hospital Albert Einstein a su llegada a Sao Paulo, donde ha sido intervenido durante una hora y media. Según su informe médico, volverá a la unidad de tratamiento intensivo (UTI) para estar bajo observación postoperatoria.
El avión se estrelló en un cerro al sur de Medellín, a donde se dirigía para que el club se disputara la final de la Copa Sudamericana, dejando 71 muertos y tan solo seis supervivientes.
Según las informaciones de la investigación, el avión se precipitó porque no contaba con suficiente carburante como para cubrir la ruta prevista, desde el aeropuerto de Viru Viru, en la ciudad de Santa Cruz, hasta la ciudad colombiana.