Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ashton descarta que la UE vaya a suministrar armas a los rebeldes sirios

Catherine Ashton, Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridadcuatro.com

La Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Catherine Ashton, ha descartado de nuevo que la UE vaya a suministrar armas a los rebeldes sirios y ha abogado por redoblar la presión sobre Damasco a través de las sanciones.

En la comparecencia de clausura de la cumbre de ministros de Exteriores de la UE en Dublín, Ashton ha insistido en que Bruselas no es partidaria de suministrar "apoyo técnico y no letal" a los rebeldes sirios y ha asegurado que "revisará las sanciones" el próximo 1 de junio.
No obstante, Reino Unido y Francia ya han constatado que apuestan por dar un paso más en el apoyo a los rebeldes mediante el suministro de armamento. Ashton ha respondido que la UE permanece "unida" sobre la política a seguir en el conflicto sirio.
"Veréis cuán unida estará la UE en la necesidad de hallar una solución política para poner fin al derramamiento de sangre en Siria y apoyar al pueblo de cara al futuro al que aspiran", ha señalado Ashton en su discurso.
"Estamos estudiando cómo incrementar la ayuda a la oposición moderada siria, en particular mediante apoyo económico y político", ha incidido la jefa de la diplomacia europea, que, además, ha sostenido que la UE continuará presionando "tanto como pueda" al Gobierno de Al Assad para que participe en un proceso político.
Ayuda Humanitaria
En este contexto "extremadamente frágil", la UE, con "sentido real de urgencia", en palabras de Ashton, focaliza su atención en la forma de hacer llegar la ayuda humanitaria a la población desplazada y refugiada en los campamentos situados en las fronteras de Jordania, Líbano, Turquía e Irak.
"El objetivo que tenemos es una solución política: detener las matanzas, llevar la ayuda humanitaria a la gente tan rápido como sea posible", ha argüido Asthon, que ha remarcado que el "verdadero desafío" es hallar una solución política al conflicto que azota Siria desde marzo del 2011.
Más de 70.000 personas han fallecido, víctimas de la represión gubernamental y de los enfrentamientos entre las fuerzas rebeldes y el Ejército sirio, según el balance de la ONU. Asimismo, ya hay más de un millón de personas refugiadas, principalmente en los campamentos ubicados en Jordania, Líbano y Turquía, de acuerdo con la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).
La acción a nivel internacional permanece encallada, en virtud de las divergencias entre las principales potencias. Mientras que Estados Unidos y la UE han apelado a la cautela, Arabia Saudí, Turquía y Qatar han apostado por armar a los rebeldes.
Sin embargo, la implicación de numerosos grupos islamistas, que imponen la 'sharia' o ley islámica en aquellas áreas conquistadas, ha suspendido el suministro de "apoyo letal" por parte de Bruselas y Washington, que ya ha incluido en su lista de grupos terroristas al Frente al Nusra.