Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cameron: "El resultado es claro. Ahora toca estar unidos y avanzar"

David Cameron comparece en Downing StreetREUTERS

El primer ministro, David Cameron, ha asegurado, tras conocer el rechazo de Escocia a la independencia, que el resultado del referéndum es "claro" y que ha llegado el momento de estar "unidos" y "avanzar". Cameron ha felicitado al líder de ‘Mejor Juntos’, Alistair Darling, "por una campaña bien luchada”, a través de Twitter.

"El pueblo de Escocia ha hablado y el resultado está claro. Han mantenido nuestro país de cuatro naciones unido y yo, como millones de personas, estoy encantado", ha asegurado el jefe del Gobierno británico, en una comparecencia ante la prensa en Downing Street.
"Es el momento de que Reino Unido esté unido y de avanzar", ha afirmado el primer ministro británico, que también ha reivindicado su decisión de convocar esta consulta de independencia de acuerdo con el Ejecutivo escocés. "Era correcto que respetáramos la mayoría del SNP en el Gobierno y diéramos al pueblo escocés el derecho a tener la palabra", ha asegurado.
Sin embargo, ha dejado claro que "no puede haber disputas" ni "repeticiones" del referéndum. "Hemos escuchado la voluntad decidida del pueblo escocés", ha remarcado.
La prioridad de Londres es ahora acelerar el proceso de transferencias para demostrar la seriedad de los compromisos establecidos por los tres principales líderes políticos. Su objetivo es evitar una profundización de las divisiones como las que se registraron en la década de los ochenta en el plebiscito de Quebec, donde el triunfalismo de los unionistas exacerbó la causa separatista que derivó en un segundo referéndum, esta vez a favor de la separación, en 1995.
Las concesiones ofrecidas por el arco parlamentario de Westminster permitirían aumentar la capacidad de recaudación del IRPF y otros impuestos como la tasa sobre los pasajeros de avión, o la existente sobre ganancias de capital. Asimismo, Londres estaría dispuesto a traspasar la gestión de las prestaciones para vivienda, de la política de integración laboral y de las actuaciones en materia de Bienestar. Sin embargo, demandas como el control del petróleo continuaría en Londres, como pensiones, de Defensa o de Exteriores.
Para dar validez a su propuesta, las comisiones negociadoras trazarían un Libro Blanco a presentar en noviembre, para ser debatido en profundidad y, ya a finales de enero, dar paso a la Legislación ante la Cámara de los Comunes. El objetivo es garantizar el compromiso de los tres partidos ya antes de las generales, previstas para 2015.
La Reina Isabel II, quien ha seguido la jornada desde el Palacio de Balmoral, en Escocia, tiene previsto hacer un llamamiento a la unidad, después de que las últimas jornadas de la campaña registrasen una mayor división entre los bandos. En un comunicado por escrito previsto para esta tarde, se espera que la soberana apele principalmente a la reconciliación.