Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cameron, Clegg y Miliband se comprometen a devolver poderes a Escocia si el 'no' gana

El primer ministro de Reino Unido, David Cameron, el líder liberal demócrata, Nick Clegg, y el líder laborista, Ed Miliband, se han comprometido a devolver poderes a Escocia, si finalmente se impone el 'no' en el referéndum sobre la independencia de este territorio que se celebrará el próximo jueves.

Los líderes de los diferentes partidos han dejado de lado sus diferencias para prometer que el 'no' en el referéndum significará una fuerte protección para el Parlamento de Escocia y para el Sistema de Salud escocés (NHS, por sus siglas en inglés), así como por otros servicios públicos vitales en la región.
Este comunicado firmado por los tres políticos, que ha sido publicado por el diario británico 'Daily Record', habría sido negociado por el ex primer ministro Gordon Brown y por los laboristas escoceses. El objetivo es que un documento de estas características aporte "plena confianza" sobre las propuestas que Cameron, Clegg y Miliband vienen realizando.
En concreto, la primera parte del acuerdo promete "nuevos" y "amplios" poderes para el Parlamento de Escocia, mediante la garantía de "un proceso y un calendario" previamente acordado por las tres partes. Esta transferencia se iniciará el mismo 19 de septiembre (el día después del referéndum).
Tras esto, los líderes británicos han indicado que están de acuerdo en que el Reino Unido existe para "garantizar las oportunidades y la seguridad para todos los ciudadanos", compartiendo los recursos "de una forma equitativa".
En tercer lugar, han dejado por escrito la promesa de que la última palabra sobre la financiación del Sistema de Salud escocés, así como del resto de servicios públicos, "recaerá sobre el Gobierno de Escocia", en lo que entienden que sería una evolución de la 'Fórmula Barnett' --mecanismo utilizado por el Tesoro en el Reino Unido para ajustar los importes o asignaciones del gasto público--.
MEDIACIÓN DE GORDON BROWN
Las promesas fueron esbozadas por primera vez por el ex primer ministro, Gordon Brown. En un discurso pronunciado en Edimburgo, Brown, que es escocés, subrayó que "lo que la gente busca es un calendario, un plan, un mecanismo para la devolución y una idea clara de qué ocurriría tras un voto negativo".
Así, tras defender que "el 'status quo' ya no es una opción", el ex primer ministro subrayó que hace falta "un gran cambio en la Constitución" y avanzar "muy cerca de algo próximo al federalismo" en Reino Unido. "El cambio está en el aire y el cambio está en camino", aseveró.
Según su propuesta, "con fechas topes firmes", el debate sobre la cesión comenzaría al día siguiente de la consulta y el Gobierno de coalición que forman conservadores y liberaldemócratas fijaría las opciones de las competencias a devolver a Escocia antes de finales de octubre. Antes de finales de noviembre se cerrarían estas competencias, en consultas con la sociedad civil, tras lo cual se elaboraría una nueva Ley de Escocia para finales de enero.