Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CEDEAO condena el bombardeo contra un campo de desplazados en Nigeria y pide "prudencia" al Ejército

La comisión de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) ha condenado este viernes el bombardeo efectuado por "error" por las fuerzas nigerianas contra el campamento de Rann, en el noreste de Nigeria, y ha pedido al Ejército que sea prudente.
En un comunicado, la CEDEAO ha señalado que ha recibido "con consternación" la noticia del bombardeo en el campamento, ubicado cerca de la frontera con Camerún, el pasado martes. Si bien el último balance de víctimas ofrecido por el Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) es de al menos 76 personas muertos, las autoridades nigerianas han elevado el número de fallecidos a un centenar, y más de 120 personas habrían resultado heridas.
La comisión ha condenado este incidente y ha presentado "sus apenadas condolencias" a los familiares de los fallecidos, así como al Gobierno y al pueblo de Nigeria, y ha deseado una pronta recuperación a los heridos.
Asimismo, ha instado al Gobierno nigeriano a poner todo de su mano para que llegue a término la investigación anunciada para esclarecer los hechos, así como a tratar de evitar que errores como este se repitan.
Además, ha instado al Ejército a mantener la "prudencia" y ha llamado a todos los actores a la "calma y la cooperación" en la lucha contra el terrorismo, no sólo en Nigeria sino en toda África Occidental.
Por último, ha trasladado su solidaridad al Gobierno "en este momento de inquietudes en la lucha contra Boko Haram", señalando que el bloque regional continúa garantizando "su entera disposición" a apoyar a Nigeria y a todos los refugiados víctimas del terrorismo de este grupo.
El martes por la mañana (hora local) un helicóptero de la Fuerza Aérea nigeriana lanzó dos bombas sobre el campamento de desplazados de Rann, que alberga a más de 20.000 personas que han llegado recientemente huyendo del hambre y de la violencia de Boko Haram.
El CICR y Médicos Sin Fronteras (MSF) --también presente en Rann-- han coordinado la evacuación de los heridos, más de cien, en coordinación con el Gobierno nigeriano, según han indicado las dos organizaciones humanitarias.
Las Fuerzas Armadas han reconocido que fue un "error" porque recibieron información de Inteligencia que apuntaba a la presencia de Boko Haram. El presidente, Muhammadu Buhari, ya ha pedido perdón por lo ocurrido.