Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas dice al nuevo presidente del Parlamento macedonio que la violencia pondrá en riesgo la adhesión

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha trasladado al nuevo presidente del Parlamento de Macedonia, Talat Xhaferi --de etnia albanesa--, que "la UE está lista para trabajar con él" y todas las instituciones del país para avanzar las reformas urgentes y aplicar el acuerdo mediado por la UE en 2015 para poner fin a la crisis política en Macedonia, mientras que el comisario de Ampliación, Johannes Hahn, ha avisado de que "cualquier repetición" de los episodios violentos de la semana pasada "pondrá en peligro seriamente la perspectiva europea del país".
"La UE espera que todos los partidos políticos se impliquen constructivamente en el proceso político, incluido en la formación del Gobierno y que trabajen con el nuevo Parlamento", ha explicado el Servicio Europeo de Acción Exterior que dirige Mogherini en un comunicado tras su encuentro.
Mogherini ha celebrado durante el encuentro su elección como presidente del Parlamento macedonio "por la mayoría de diputados" y ha subrayado que "su papel necesita estar por encima" de los intereses de partido o interétnicos, al tiempo que ha reiterado la condena "fuerte" de la UE a los altercados violentos de la semana pasada en el Parlamento macedonio contra diputados y periodistas.
El comisario de Ampliación, Johannes Hahn, que también se ha reunido con el nuevo presidente del Parlamento macedonio, ha condenado la violencia de la semana pasada y ha avisado de que "cualquier repetición de tales actos pondrá en peligro seriamente la perspectiva europea del país".
Más de 200 manifestantes nacionalistas entraron el jueves pasado en el Parlamento de Macedonia después de que el Partido Social Demócrata y las formaciones defensoras de los ciudadanos de etnia albanesa se aliaran para elegir a Xhaferi como presidente de la Cámara.
Hahn ha defendido que el Parlamento debe poder realizar su labor "sin trabas" y ha dejado claro que espera que todos los diputados, "incluida la oposición", tengan un papel "constructivo, más que obstructivo" y se abstengan de acciones o declaraciones "provocativas".
También ha instado a centrarse ahora en "los próximos pasos" para la formación del Gobierno "respetando la mayoría parlamentaria y actuando en línea con los principios democráticos y de la Constitución".