Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas insiste en estabilizar Libia y formar a sus guardacostas para frenar el flujo migratorio del Mediterráneo

La Comisión Europea ha insistido este miércoles en que el control del flujo migratorio en el Mediterráneo central pasa por una Libia estable, capaz de controlar sus fronteras y de luchar contra las mafias que trafican con personas, por lo que ha pedido centrar los esfuerzos inmediatos de la UE en este desafío.
"No existe una solución mágica, ni una solución inmediata, porque es un problema muy complejo, pero la solución a largo plazo pasa por la paz y estabilidad en Libia y por el desarrollo económico de África", ha resumido la vicepresidenta comunitaria y Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, en una rueda de prensa en Bruselas.
La jefa de la diplomacia europea ha presentado, junto al comisario de Interior y Migración, Dimitris Avramopoulos, el paquete de medidas que el Ejecutivo comunitario planteará a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE en su próxima cumbre en Malta, el 3 de febrero.
Para empezar, Bruselas plantea desbloquear 3,2 millones de euros para reforzar las acciones de cooperación con los países de la zona, especialmente en Libia, incluido un millón de euros para reforzar la vigilancia en la frontera de del país y apoyar el entrenamiento de su cuerpo de guardacostas a través del programa 'Seahorse'. Los 2,2 millones de euros en subvenciones restantes son el resultado de un acuerdo con el Ministerio de Interior italiano.
Mogherini ha insistido en desvincular el paquete de medidas que ha diseñado Bruselas para Libia del acuerdo que la Unión Europea cerró con Turquía, para que Ankara cerrara el paso de inmigrantes a suelo comunitario a cambio de al menos 3.000 millones de euros. "Las dos situaciones son completamente diferentes y las soluciones también", ha zanjado.
La Alta Representante ha dicho que trabaja con las autoridades del país reconocidas y que hablará la semana próxima con el primer ministro libanés, Fayez Seraj, en el marco de esta colaboración.
Consciente de la inestabilidad del país, los interlocutores de la UE son también las autoridades municipales, ha dicho, porque tienen un "vínculo más directo" con la población y controlan mejor el territorio.
En su proyecto, la Comisión cuenta también con participar en iniciativas concretas de apoyo a los inmigrantes y de los refugiados que han llegado hasta Libia en su búsqueda de protección internacional. Por ello colaborará con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y con al Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas (ACNUR).
Sólo en 2016, la UE considera que llegaron a su territorio más de 181.000 inmigrantes a través del mar Mediterráneo y miles de personas perdieron la vida en el intento.