Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas evita culpar a Pekín de la muerte de Liu Xiaobo

La Comisión Europea ha rechazado este viernes culpar a las autoridades chinas de la muerte del activista de Derechos Humanos y premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo y se ha limitado a lamentar que Pekín desoyera la petición de los europeos para liberarle y que pudiera recibir tratamiento médico en Alemania.
"Este no es el momento de hablar de culpabilidad", ha asegurado en rueda de prensa la portavoz del Ejecutivo comunitario, Mina Andreeva, al ser preguntada si la UE responsabiliza a Pekín de la muerte del activista.
La portavoz comunitario ha insistido en que "no es el momento de hablar sobre quien es culpable y quien no" y ha remitido a la declaración conjunta que emitieron este jueves el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y del Consejo Europeo, Donald Tusk.
Ambos dirigentes europeos expresaron su "profunda tristeza" por la muerte del Premio Nobel de Paz en 2010 y reclamaron a Pekín de dejara a su familiar "llorar en paz" su muerte tras lamentar que sus llamamientos a las autoridades chinas para pedir "su liberación" y "respetar su deseo" de recibir tratamiento médico en Alemania "no fueron atendidos".
También reclamaron a las autoridades chinas que permitan a su mujer y su familia enterrarle "en un lugar y en la manera que elijan y que les permita llorar en paz" su muerte y que "retiren todas las restricciones de movimiento y sobre las comunicaciones" a sus familiares, incluido que permitan que la mujer del disidente y su hermano, Liu Hui, abandonen China "si así lo desean" y volvieron a reclamar la liberación de "todos los presos de conciencia" en China.
Al ser preguntada si la UE no debería cambiar su política hacia China y si podría impedir las inversiones chinas en Europa por la falta de avances en la mejora de los Derechos Humanos en el gigante asiático, la portavoz comunitaria ha asegurado que la UE tiene "un diálogo sobre Derechos Humanos con China establecido".
"Creemos en el poder del diálogo, después de todo la UE es un poder blando", ha explicado Andreeva, que ha insistido en que la cuestión de los Derechos Humanos es un punto que "obviamente" la UE pone sobre la mesa "de forma muy contundente" en su diálogo con las autoridades chinas.