Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas pide una nueva prórroga para los controles interiores en las fronteras de cinco países Schengen

La Comisión Europea ha propuesto este miércoles prorrogar nuevamente los controles sistemáticos que cinco países del espacio Schengen reintrodujeron de manera temporal en sus fronteras interiores hace ya más de un año, con el objetivo de reducir la presión migratoria sobre su territorio.
Se trata de una prórroga de tres meses que se sumaría a la ya aprobada hasta febrero de este año, por lo que Austria, Alemania, Dinamarca, Suecia y Noruega podrán continuar con esta vigilancia reforzada hasta el mes de mayo. Los 28 tienen que dar aún su luz verde para que la prórroga sea efectiva.
La necesidad, la frecuencia, el lugar y el momento de los controles serán reevaluados "cada semana", con el objetivo de retirarlos "gradualmente" cuando sea posible. Los Estados miembros que los aplican, además, deben informar con regularidad a la Comisión de cómo evoluciona la situación.
Estos cinco países restablecieron los controles sistemáticos en varias de sus fronteras terrestres entre mayo y junio pasados, con el permiso renovado de Bruselas y del resto de Estados miembros hasta noviembre de 2016, primero, y febrero de este año, después.
Algunas de ellos, como Alemania, ya aplicaban los controles reforzados bajo otro paraguas legal del código Schengen desde septiembre de 2015, para tratar de frenar la entrada masiva de refugiados a su territorio.
Bruselas cree que ha mejorado la situación de seguridad en las fronteras del área de libre circulación Schengen, pero duda de que se den aún "plenamente" las condiciones para volver a la normalidad.
"En los últimos meses hemos reforzado continuamente nuestras medidas para hacer frente a la presión migratoria sin precedentes que afecta a Europa, pero lamentablemente aún no hemos llegado a ese punto", se ha justificado el comisario de Interior e Inmigración, Dimitris Avramopoulos.
El Ejecutivo comunitario, además, sostiene que se trata de controles temporales "limitados", y condicionados a requisitos "muy estrictos" y sólo como "último recurso".
En concreto, la reintroducción de controles afectan a la frontera terrestre de Austria con Hungría y Eslovenia, en el caso de Alemania sólo a su linde con Austria, mientras que Dinamarca revisa sus puertos con enlaces de transbordadores a Alemania y su frontera terrestre con este país. También Suecia y Noruega podrán alargar en el tiempo los controles que llevan a cabo en sus puertos.