Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas da dos meses más a Polonia para corregir violaciones del Estado de derecho

Mantiene la amenaza del proceso que podría suspender su derecho a voto, pero insiste en una solución dialogada
La Comisión Europea ha anunciado este miércoles que da dos meses más al Gobierno polaco para atender a sus recomendaciones y corregir las leyes que "preocupan" a Bruselas, pese a que ha constatado que se han sumado "nuevos problemas" en el expediente abierto hace un año a este país por vulneración del Estado de derecho.
"No vamos a dejar caer este asunto hasta que encontremos una solución", ha afirmado en una rueda de prensa el vicepresidente primero del Ejecutivo comunitario, Frans Timmermans, tras reconocer que no hay demasiado espacio para el "optimismo" tras los contactos de los últimos meses con Varsovia, pero declararse partidario de la cooperación y el diálogo.
En sus recomendaciones, la Comisión insiste en que Varsovia debe cumplir todas las sentencias del Tribunal Constitucional y permitir que los tres jueces designados en octubre de 2015 por el Gobierno anterior asuman sus funciones
También pide a las autoridades que se abstengan de toda declaración o acción que pueda socavar la legitimidad y eficacia del tribunal. Otras peticiones añadidas tienen que ver con las condiciones para la designación de un nuevo presidente de la corte Constitucional.
Bruselas mantiene la amenaza de activar el proceso sancionador que, en última instancia, podría llevar a suspender el derecho de voto de Polonia en la UE (artículo 7 del Tratado), pero se resiste a dar ese paso.
"Seguiremos con el diálogo, pero si no hay resultados, no dudaremos en dar más pasos", ha asegurado Timmmermans, que, sin embargo, ha avisado de que Bruselas "aún no está ahí" y aboga por mantener la "cooperación" con el Gobierno ultraconservador de Beata Szydlo.
Desde el pasado mes de julio, cuando el Ejecutivo comunitario remitió al Gobierno polaco una serie de recomendaciones para enmendar la polémica reforma que recorta los poderes del Tribunal Constitucional, se han logrado "avances", pero han "surgido nuevas preocupaciones".
"La independencia del poder judicial es de suma importancia para el Estado de derecho", ha subrayado el vicepresidente comunitario, que ha justificado el nuevo plazo en la necesidad de tener tiempo para analizar la nueva legislación que ha tramitado el parlamento polaco. "Ello no significa que hayan desaparecido los problemas anteriores", ha apuntado.
Timmermans ha recordado que para avanzar en el expediente necesita también contar con el respaldo del Consejo y del Parlamento Europeo, por lo que aprovechará los dos meses dados a Polonia para mantener también contactos con los Estados miembros y la Eurocámara. "Si no logramos una solución (a las diferencias), las tres instituciones deberán implicarse", ha avisado.
Aunque la Comisión Europea puede iniciar el proceso que lleve a activar el artículo 7 del Tratado de la UE, este instrumento puede iniciarse mediante una propuesta motivada de un tercio de los Estados miembros, el Parlamento Europeo o la propia Comisión. También podría activarse de manera directa si se detectara un deterioro grave del Estado de derecho en un Estado miembro.