Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Emotiva carta de amor de una mujer a su marido dos años después de su muerte

Brenda Schmitz conmociona las ondas con su emotiva carta de amor a su marido dos años después de su muerteDailymail

Fue en 2011 cuando Brenda Schmitz perdió la batalla contra el cáncer. Un mes antes de su fallecimiento decidió escribir una conmovedora carta de amor a su marido para cuando ella no estuviera. Se la entregó a su mejor amigo con la única condición de que se la diera una vez que él consiguiera rehacer su vida, una nueva pareja.

Podría ser el guión de una película, incluso nos puede recordar a 'Posdata, Te quiero" o "Mi vida sin mí" pero es una historia muy real. Tras varios años luchando contra el cáncer de ovarios Brenda Schmitz moría en 2011 dejando marido y cuatro hijos. Un mes antes de fallecer decidió escribir una carta a su marido para que éste la recibiera el día que rehiciera su vida. Para la misión, Brenda contó con un aliado, su mejor amigo. Éste debía de hacer llegar el mensaje a David Schmitz a través del programa "Deseos de Navidad" de la radio KSTZ, programa dedicado a cumplir los sueños navideños de los habitantes de la ciudad de Des Moines, en Iowa.
"Cuando reciban esta carta, yo ya habré perdido la batalla contra el cáncer de ovarios. Le pedí a mi amigo que una vez que mi amado esposo David haya continuado con su vida y haya encontrado a alguien con quien compartir su vida, esta carta debía ser enviada a su estación", dice uno de los fragmentos de la conmovedora carta.
Fue por tanto en directo cuando David, quien no pudo evitar las lágrimas, se enteró de los deseos de su difunta mujer convirtiendo el programa en uno de los más emotivos. En la carta, Brenda daba la bendición a su nueva pareja y deseaba que fueran a un spa. "Se lo merece; ser madrasta de todos esos chicos es porque tiene el amor de una madre que sólo ella puede dar". El segundo deseo: Un viaje familiar a Disneyland. Y el tercero y último deseo: Una fiesta para todo el personal médico que se había ocupado de ella durante su enfermedad.