Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

“Para mí, la carne humana no es diferente a la vacuna”, declara el caníbal Jorge Beltrao

Jorge Beltrao en una entrevista con Matt RoperMIRROR.CO.UK / ANDERSON STEVENS

Jorge Beltrao Negromonte, un profesor universitario brasileño de 54 años, fue detenido en marzo de 2012 junto a su esposa, Isabel Cristina Pires,  y su amante, Bruna Cristina Oliveira da Silva,  por comer y comercializar empanadas rellenas de carne humana. Negromonte fue condenado a 23 años  de prisión por asesinar a tres mujeres. Habían formado una secta religiosa, en la que liberaban de sus “pecados” a las creyentes comiéndoselas.

En una entrevista para el mirror.co.uk, Jorge Beltrao Negromonte, en prisión por el asesinato de tres mujeres de 17, 20 y 21 años, respectivamente, confesaba al periodista Matt Roper: “Para mantener a la gente a salvo, es necesario que yo esté aquí. Si yo saliese hoy, yo podría matar a otra persona. Para mí, la carne humana no es diferente a la vacuna”.
Durante el arresto, los oficiales encontraron en la casa de Negromonte un libro escrito por él en el que detallaba una serie de rituales caníbales justificados por la purificación del alma de las víctimas. El hombre había fundado una secta religiosa junto con su esposa, Isabel Cristina Pires,  y su amante, Bruna Cristina Oliveira da Silva, en la que liberaban de sus “pecados” a las creyentes, matándolas y cocinando su carne.
El psicópata, que no podía tener hijos con su mujer pese a los intentos de fertilización, contaba a Matt Roper sobre este asunto su frustración respecto al resto. “Miras a tu alrededor y hay gente sin educación que tienen uno tras otro”. Por este motivo, Negromonte sacrificaba a las mujeres embarazadas creyentes  que según él, engendrarían a bebés que serían “ladrones y maleantes”.
Sin embargo, y pese a estas confesiones, Negromonte que padece esquizofrenia se considera una víctima de su amante. “Me convenció para dejar de tomar mis medicinas para poder usarme”, cuenta. “Fue ella la que quiso asesinar a las mujeres, la idea de comérselos fue suya”, añadió en la entrevista.