Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un joven asesinó a balazos a un compañero de secundaria porque era gay

Kendra McInerney, madre de Brandon McInerney saliendo de los JuzgadosAP

Cumplirá once años de prisión por homicidio y diez por el uso de de un arma de fuego

Un joven estadounidense del sur de California, Brandon McInerney, de 17 años de edad, ha admitido que asesinó a balazos hace tres años a un compañero de su escuela de secundaria, Lawrence King, en un aula del centro educativo únicamente por su condición de homosexual, según ha informado la cadena de televisión estadounidense CNN.
El pasado mes de septiembre, un juez declaró nulo el juicio por este caso, después de que los miembros del jurado no consiguieran acordar un veredicto sobre su culpabilidad o inocencia en el asesinato.
Tras la confesión de McInerney, la Oficina del Fiscal del Condado de Ventura ha anunciado que el joven será juzgado como adulto por cargos de asesinato en primer grado. McInerney ya había sido juzgado como adulto en el primer juicio, que fue anulado.
McInerney se ha declarado culpable de matar a Lawrence King "bajo las secciones pertinentes del Código Penal tanto por asesinato como por homicidio voluntario", así como del empleo de un arma de fuego en ese delito.
Cumplirá once años de prisión por homicidio y diez por el uso de de un arma de fuego, según la Oficina del fiscal de distrito. Su sentencia se hará pública el próximo 19 de diciembre.
"Va a pagar 21 años sin reducciones por buena conducta y tampoco se descontarán los tres años y nueve meses que ha pasado en el pabellón de menores antes de su sentencia", ha asegurado la Oficina del fiscal, que ha precisado que el acusado cumplirá en total 25 años entre rejas.
Si el joven se hubiera declarado culpable de todos los cargos que se le imputan, podría haber sido condenado a una pena de entre 50 años de prisión y cadena perpetua.
Su abogado defensor, Scott Wippert, ha explicado a la cadena KABC que cree que la sentencia es correcta "dadas todas las circunstancias y todas las pruebas que surgieron en el juicio".
"Obviamente, siempre hemos sido de la opinión de que debería haber sido juzgado como menor de edad", ha afirmado Wippert. "Pero, aparte de eso, dado que está en un tribunal de adultos, creo que esta sentencia refleja los sentimientos del jurado", ha señalado.
McInerney tenía 14 años cuando llevó un arma de fuego de un familiar a su escuela de secundaria en Oxnard, California. Mientras ambos estaban escribiendo redacciones para una clase de inglés en un laboratorio de informática, junto con dos decenas de estudiantes y sus profesores, el joven le disparó a quemarropa en la parte posterior del cráneo dos veces.
Varios de sus amigos ha explicado que King, de 15 años y estudiante de octavo curso, vivía en una casa hogar llamada Casa Pacifica y estaba orgulloso de ser abiertamente gay. Le gustaba usar joyas y maquillaje en la escuela y a menudo llevaba botas de tacón alto con el uniforme escolar. El joven estudiante homosexual había pedido a sus profesores que le llamaran Leticia en lugar de Larry.
Otros estudiantes han asegurado que McInerney también fue objeto de acoso porque King se había enamorado de él, circunstancia que comunicó abiertamente en la escuela.